febrero 05, 2008

El auténtico Cimarrón


Nos envían la respuesta a un comentario escrito por un tal “El Berraco” a raíz de un artículo publicado en Encuentro en la Red sobre el exilio de Susana Pérez.

La respuesta:
Este caballero se fue en el 61, cuando Carlos Otero, Susana Pérez y Andrés Reynaldo acababan de nacer. No podían tomar la decisión de irse. Además, dice mi vecino, que el también se fue en el 61 y que cuando llegó le recriminaron haber esperado tanto. ¡Ahora es que te asilas! Tiene lógica. Del 59 al 61 se produjeron un montón de fusilamientos. Tal vez la mayoría. ¿Estaría ElBerraco entre los que gritaban paredón? No sabemos. Siguiendo esa lógica los únicos puros son los batistianos. ¡Y tampoco! Porque sin el golpe de estado del 52, no hubiésemos tenido Sierra Maestra. Entonces los puros son los ortodoxos, pero no califican porque en sus filas militó Fidel. Si seguimos dando marcha atrás tenemos que declarar como únicos puros a los auténticos, pero podrían ser también descalificados, porque ellos, eran el Partido Revolucionario Cubano y nada con la palabra revolución está libre de pecados. Además: los auténticos organizaron Cayo Confites y allí también estuvo Fidel. Debemos pues seguir dando marcha atrás al reloj. Los únicos puros serían pues los Liberales y los Conservadores, pero tampoco califican porque ambos se plegaron ante Machado y esto trajo como consecuencia que en el 33 se produjera la primera revolución , abuela emocional de la que se produjo en el 59. Nos tenemos que remontar entonces a Martí, cuyo partido también se llamaba PRC, pero no era el auténtico, según Grau. A Martí se le puede perdonar que le pusiera la palabra revolucionario a su partido porque en aquella época significaba otra cosa. Y además porque a los apóstoles se les perdona todo. Martí vivió en Nueva York y habló a los tabaqueros de Tampa, y estuvo en Cayo Hueso, sin quejarse de los venados y los racunes. Pero Martí tampoco califica como el exiliado puro, porque Martí regresó a Cuba a pelear y los exiliados puros se quedan para siempre discutiendo en la calle 8. Hay que remontarse pues al Indio Hatuey. ¡Ese si es un exiliado histórico! Capaz de morir en la hoguera por la libertad. Pero lamentablemente tampoco califica porque era dominicano. Como Oscar Haza.

12 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

estamos en talla, eso que narras bien podría llamarse 'Pasión y muerte de la cantaleta'

nos vemos, los miquis.
tony.

Cirilo dijo...

Caballero quien escribio eso?
Tremendo resumen pa' callarle la boca a los que nos piden carnet de autenticidad cuando nos piramos de Cuba.

Eufrates del Valle dijo...

Muy bueno. Hace 20 anos, a mi me recriminaban haber estudiado en las universidades de Castro. LOL.

Güicho dijo...

El autor sube de categoría al sub-cacique Hatuey, que no era "dominicano" sino un "haitiano" de Jaragua (esa península al sureste de la isla vecina.)

Pero está bien.

Habría que establecer un movimiento del exilio pintón, y ver a cómo, o a cuantos, tocamos.

GLORIA dijo...

MUY BUENO, Y ADEMAS LOS CUESTIONAMIENTOS PARA EL QUE SALE DE CUBA NO TIENE EDAD Y SI MUCHA MALDAD. CUANDO LLEGAMOS AQUI HASTA MI PRIMO DE 7 AÑOS EN LA ESCUELA FUE CUESTIONADO POR LOS AMIGUITOS Y SE BURLABAN DE EL PORQUE HABIA SALIDO DE CUBA HACIA MUY POCO Y NO ENCAJABA EN LA HONDA "NIÑITO YUMA". EL MUCHACHO YA ES GRANDE, TODO UN JOVEN Y DEL ESPAñOL NI SE ACUERDA Y LO PEOR ES QUE CRITICA A LOS QUE ACABAN DE LLEGAR PORQUE VIENEN CON TREMENDA CHUSMERIA Y ESTAN FUERA DE LA "HONDA YUMA" EN FIN.. COSAS DE MUCHACHOS, SUPONGO..

El del diente'e oro dijo...

Hatuey es dominicano partio de "La española"(actual Republica dominicana" en Canoa con una pila de gente pa'Cuba. Una vez alli monto lo del sindicato y lo achicharraron vivo, lo de la cerveza vino despues...
Buena la muela que colgaron aqui, golpe directo a los mueleros viejos de este pueblo que pa' lo unico que han quedao es pa' llevarse por delante a cualquiera mientras parquean en WalMart, estan ciegos y sordos lastima pena que no esten mudos.

Anónimo dijo...

el abicú en sus mejores tiempos!

Anónimo dijo...

Miquis, esta bien eso de parar esa exigencia de limpieza de sangre que tanto recuerda a la inquisicion. pero, me pregunto, en cuanto a Carlos Otero: por que ese miedo a tocar asuntos cubanos y en cambio esa disposicion a hablar de politica cubana de la que esta perfectamente perdido? Si lo que me van a responder es que el miedo no se explica, pues eso, tendre que darles la razon.

PolO dijo...

¿ Y què de La Jutìa ?
Vivìa en Cuba antes que Hatuey y ahora solo la encuentras asilada en los matorrales de Guantànamo Bay.

Anónimo dijo...

No se de la Jutia, pero el tocororo y el almiqui se piraron tambien...

Anónimo dijo...

No se olviden de mi,que ahora solo vivo en la Florida.

Manati

Anónimo dijo...

Y la yaguasa ? aquella a la que solo le gustaba el arroz?