febrero 20, 2008

El nuevo oficio de Castro

Enero de 1959: un grupo de soldados del Ejército Rebelde leen una copia del periódico El Imparcial, de Nueva York, sobre la llegada al poder de Fidel Castro. © Alejandro Saavedra/Fidelfotos.com

19 de febrero de 2008: apoyado en uno de los autos que ya corrían por las calles de La Habana en 1959, un cubano lee el mensaje de retirada de Castro en el boletín partidista Granma. © EFE.

6 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

Dos fotos que ilustran el paso del demonio por la isla. Pues caballero, esperamos con tremendo embullo que posteen esa tercera, que seguro será la de la vencida.
Nos pillamos mi gente,
g.a.

Los Miquis de Miami dijo...

aseres, el primero que la tenga, que lo haga por todos, un abrazo.

ric dijo...

La primera foto es un poema: el tipo trajeado a unos pasos del grupo, tiene una maleta a sus pies, lenguaje corporal de salir corriendo en cualquier momento y mira a los subnormales soldados (que parecen tener dificultades para leer) con cara de susto y la expresión de "pa'su madre... con esta gente yo aquí no me quedo".

Anónimo dijo...

Miquis, no habia podido pasar por aqui en toda la tarde. Excelente este post. Gracias por la foto que me mandaron, ya tendra su debido uso.... ya veran!

Solo una persona de 80 anos me ha podido confirmar hoy la existencia de El Imparcial de NY de esa epoca. Nunca lo habia oido mencionar. Se que el "companero" visito el otro periodico, el que dura hasta hoy dia, porque hace muchos anos vi a una senora que trabajo ahi retratada con el cuando esa visita.

Voy a seguir indigando, para ver si veo alguna pagina de como era ese periodico.

Thanks again. Very kind of my fellows themickies....

Eufrates del Valle

LOS MIQUIS dijo...

eufrates, no te preocupes, una de las cosas que debemos practicar entre los blogueros es la colaboracion y si te sirven esas fotos, pues adelante. por alla te deje el link donde las puedes encontrar todas.

Antonio dijo...

¿Han notado como ninguno de los soldados rebeldes en la foto tienen barbas? Estos son los oportunistas que nunca pelearon en la Sierra y a último minuto se unieron a la caravana del triunfo de Oriente a La Habana.