abril 21, 2008

Sorpresa en La Habana

Lo que nada ni nadie pueden impedir. Cortesía de Tejuca.

12 comentarios:

Fantomas dijo...

Esta bueno me lo llevo

Anónimo dijo...

qué bueno está papi... donde vive?

Fantomas dijo...

me referi al video por si acaso

EL NIETO DEL MAMBI dijo...

es duro siempre dejar a los seres queridos detras y es superdoloroso pasar anos y anos sin verlos. es reconfortante el encuentro. me alegro por ese padre y esa hija

Anónimo dijo...

Por casualidad ese Jorge es de Rincon?

Jose dijo...

Buenísimo. Conmovedor. Ojalá se detengan las separaciones familiares.Ya basta.

Laz dijo...

Por que esto nos conmueve y desgarra? Por que una hija enferma tiene que vivir separada de su padre? Quien o quienes han separado por medio siglo a la familia cubana? Mi madre murio anhelando volver a ver por un momento a su hermana que pudo escapar mientras ella decidio quedarse para acompañar a su esposo que estaba en el presidio politico. Mi padre un dia pudo escapar tambien y nunca mas supe de el. No hay odios, o al menos yo no experimento ninguno, porque el odio afecta al que lo siente y no a su objeto. Un hermano de mi esposa escapo antes de que ella hubiese nacido y lo pudo conocer poco antes de morir el cuando ya ella tenia hijos. Hoy tengo dos sobrinas adolescentes huerfanas de padre y madre que el estado robo-lucionario ha rechazado hasta nivel de tribunal supremo mi solicitud de adopcion y hoy viven de la bondad de amigos y de mi modestisima ayuda. Estas son historias minimas frente a la tragedia de una nacion, pero ilustran que se puede poner casi cualquier cosa arriba de la mesa, pero el olvido y la justicia no son negociables. Gracias a Los Miquis y a Tejuca, no tengo mas remedio que enlazarlo.

Ernesto dijo...

Muy emocionante! El amor a la familia esta por encima de todo. Gracias por este video.

Anónimo dijo...

aca ha llorado toda la familia con este video
gracias por hacernos sentir esta emocion, uno se va alejando del drama cubano y un dia descubre lo patetico que es nuestro problema

gracias y ojala la hija de jorge se mejore
Dios les ayudara.

Aguaya Berlín dijo...

Yo también he llora'o como una boba... y es que hay tantos en mi familia a los que quisiera abrazar así! amigos, antiguos, colegas, en fin, 30 anños de vida en la Isla...
Lo cuelgo también en mi blog, con el permiso de ustedes!

Anónimo dijo...

Cuando abrieron los viajes de la comunidad en 79-80, mi padre ahorró sus kilitos para ir a ver a su madre. Dos días antes de ir, nos llamaron que ella había fallecido. La agencia no le quiso devolver el dinero, por lo que tuvo que ir a visitar a su madre en el cementerio. Una anécdota más de nuestra realidad.

Muela Quieta dijo...

Muy conmovedor!
Moraleja..., habia que quedarse.