abril 19, 2008

Aprieten, que el viaje es largo

Mientras crecen las expectativas de abolición del permiso de salida, muchos piensan que la carta de invitación no correrá igual suerte, porque no constituye una exigencia del gobierno de Cuba, sino de los consulados extranjeros para tramitar la visa.
El sentido común indica que dicha carta no tendría entonces por qué solicitarse y pagarse al cónsul cubano en el país adónde se piensa viajar. Ni qué decir del concierto tácito de todas las naciones exigiendo la dichosa carta a los cubiches. No, la carta de invitación es uno de los engendros del Reglamento (Decreto 26-1978) de la Ley de Migración (1312-1976), que el régimen de Castro impone como obligación a los cubanos «si el viaje fuere motivado por visita a familiares o amigos» y se aplica por extensión a todo cubano que requiere viajar al extranjero por asuntos particulares, así como al cubano residente en el exterior. Uno y otro deben poseer el «pasaporte corriente», que expide el Ministerio del Interior (MININT). Para salir se precisa, además, la tarjeta blanca o permiso de salida; para entrar, el permiso de entrada transfigurado ahora en pasaporte «habilitado».
Otro engendro del mencionado reglamento estriba en que la «salida definitiva» implica pasar por el trapiche de la Ley 989 (1961): inventario preventivo y subsiguiente confiscación de las propiedades del emigrante, incluyendo su vivienda.
Ilustración: Rubén Alpízar: El sabor de las lágrimas (2005)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Cojones! ¿Qué carajo es lo que nos ha hecho este gobierno?

Diavolo dijo...

Los Miquis -- por lo menos uno, Miqui el Renacentista -- siempre dan(da) en el clavo con sus ilustraciones

Este Alpizar (es cubano?) parece que aprendio algo de Rene Magritte... por no decir que lo plagio.

Eufrates del Valle dijo...

Ahi es donde esta el problema: Los nuevos anuncios son vistos como cambios de Raul, el Castro "bueno". Es que ninguna de esas leyes deberian existir. El cubano, viva donde viva, debe por derecho propio, por ser ciudadano de ese pais, entrar y salir de esa Isla cada vez que le de su deseo. El gobierno no tiene por que ser dueno del individuo. El cambio no esta en eliminar algunos de esos tramites, el cambio estaria en eliminar la prohibicion del derecho que debe tener todo ciudadano en su pais. Gracias miquis, por sacar todo esto a la luz.

Los Miquis de Miami dijo...

eufrates, lo que sucede es que hay confusiones. este viernes en un programa local un invitado dijo que lo de la carta de invitación para los cubanos era una exigencia de los consulados, cuando no es así. y realmente es algo que uno se cree en cuba porque te lo hacen creer. y por eso muchos están confundidos. diavolo, creo que te estamos perdiendo. ya estás celebrando algo de los miquis. estamos preocupados. no queremos que después digas que los que no resistimos la prueba de la parafina, como dices tú, te lavamos tu cerebro. pero del lobo, mejor dicho, del diavolo, un pelo...si tiene.

Ana Lista dijo...

El problema es que Castro impuso leyes a su gusto que conculcaron la misma naturaleza humana. Se nos fue la vida bajo ellas y ahora se difunden como cambio simples reajustes de tramites burocraticos o rellenos de lagunas dejadas por el desgobierno. El cambio vendra a partir de la anulacion del delito de Propaganda Enemiga. Mientras tanto, solo habra reacomodos a conveniencia del mismo poder

abogado de inmigración dijo...

Ese pasito de pasaporte, carta de invitación y tarjeta blanca es difícil que no lo sigan, porque cada uno es beneficio neto para el gobierno en cuanto a recaudar CUC

Anónimo dijo...

Los consulados te van a exigir como ya hacen un afidavit(para Dominicana por ej, y para los EU),de alguién que viva en el país de destino o una buena cuenta en el banco como hace Canadá,eso técnicamente no es una carta de invitación pero a los afectos de recibir visa es un papeleo más y un freno grande.

Diavolo dijo...

Miquis, Diavolo no tiene agenda (si tiene mucho pelo).

Al pan, pan y al vino, vino. El pan no siempre es fresco; el vino no siempre es agrio.

Al Godar dijo...

La carta de invitación para los cubanos residentes en Costa Rica que quieren visitar Canada si es un requisito impuesto por el consulado Canadiense. También se exige el estado de cuanta del que invita, confirmación de empleo y sueldo, etc. Afortunadamente todo eso funcionó y gracias a eso pude ver a mi hermano.
No veo porqué no lo exigirían a los cubanos de la isla.
Saludos,
Al Godar

funcionario de inmigración dijo...

Se supone que los países periféricos de USA, como Canadá, tengan exigencias adicionales. De ahí la carta de invitación y el estado de cuentas de la persona que invita exigido por Canadá. No hay que ser muy despierto para saber que todo cubano que piede visa para Canadá o México es sospechoso. Pero la carta de invitación para viajar no solo a Canadá, sino incluso a Ruanda, es un invento del mal llamado gobierno "revolucionario", que urdieron Castro, Dorticós y Ramiro Valdés.