abril 15, 2008

Entre cuerdas y peones

Wilfredo Gómez es uno de los grandes boxeadores puertorriqueños de todos los tiempos. Aquí lo recordamos en aquella famosa pelea del Mundial de La Habana (1974) cuando delante del propio Fidel Castro, fue el único que le aguó la fiesta a los cubanos que aspiraban a una noche perfecta de sus seis representantes en aquella final. Por cierto, la última vez que Gómez visitó la Isla fue en diciembre del 2003 pero en esta ocasión no para tirar golpes sino con motivo de presentarse el documental "Bazooka: Las batallas de Wilfredo Gómez", en el XXV Festival del Nuevo Cine Latinoamericano.



Y tal vez porque está de moda por estos tiempos es que la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) será la sede una simultánea de ajedrez de 4.000 tableros donde participará el ajedrecista ruso Anatoli Karpov. A lo mejor hasta conducen a Eliécer Avila para que mueva allí sus piezas. Esta es la segunda visita de Karpov a Cuba. La primera fue en el 2004 en la cual, para no perder la costumbre de Fidel Castro de intentar romper récords inútiles, el GM ruso intervino en otra gigantesca simultánea de casi 13 mil tableros para inscribirlo en el Guiness. Karpov, quien ha confesado que su ídolo es el cubano José Raúl Capablanca, es uno de los 10 campeones mundiales que ha visitado la Isla: el austríaco Wilhem Steinitz (1889), el alemán Emanuel Lasker (1921), el ruso Alexander Alekhine (en los años 30), el estadounidense Robert Fisher (década de los 50 y en 1966), los rusos (hoy suizo) Boris Spassky (década de los 60), Mijail Tal y Tigran Petrosián (ambos en 1966), Vassili Smislov (en la década de los 60) y la rusa Maia Chiburdanidze (1984).

6 comentarios:

Eliseo Altunaga dijo...

Ya veo a Eliecer Avila jugandole una Defensa Siciliana al ex campeon. Entonces sale en PD que Avila le confeso a Karpov que fue detenido en el batey tunero, torturado por las hordas castristas en Villa y obligado a vomitar mentiras ante Rosa Miriam. La Relatoria de Gonzalez Leyva saca despues un documento afirmando que uno de sus relatores le confirmo que Eliecer le pidio a Karpov que lo ayudara a escapar de la isla. Y asi seguimos en esta comedia de la libertad de Cuba.

Anónimo dijo...

Creo que Spasski se hizo suizo, no francés.
mocha

Los Miquis de Miami dijo...

mocha, tienes razón. corregido. eliseo, ¿no será mejor que dejes la cizaña contra PD? ¿qué tiene que ver en este tema? no intentes crear un conflicto entre los miquis y PD donde no lo hay.

Laz dijo...

No se moleste nadie pero igual disfruto la buena literatura y el buen boxeo. Estuve alli en el mundial y no me perdi una pelea desde eliminatorias hasta finales. Era la 1ra vez que algo asi pasaba en Cuba [luego de la Olimpiada de Ajedrez que tampoco me perdi y logre incluso autografos de Spassky, Petrosian, Smilov y otros]. Mucha tension y fervor revolucionario en la Ciudad Deportiva, recordar que en Mexico 68 y luego con mas fuerza en Munich 72, el boxeo del miliciano Sagarra y del Invicto se afianzo en la elite amateur. Se sabia que Wilfredo iba a destrozar a Romero; excelente boxeador no era [no lo vi despues como profesional por razones obvias] el tipico fajador, sino un hombre que dominaba la tecnica del boxeo, lo cual le habria bastado para derrotar a cualquiera, pero a eso se sumaba una pegada con ambos manos demoledora algo totalmente inusual para un peso gallo. Jorge Luis Romero tenia una excelente tecnica pero muy clasica, y derrochaba coraje por lo poros. La tactica planteada por el miliciano en jefe del boxeo cubano fue ir alante atacando constantemente a Wilfredo y cortandole el paso buscar la pelea en la media. Graso error, a un Wilfredo Gomez bien preparado fisicamente no se le podia cortar el paso y menos intentar pelear con el en la media distancia donde era imbatible; es como un Cotto hoy pero con muchisima mas pegada relativa. Pero la doctrina boxistica impregnada por el miliciano cumpliendo orientaciones del Todo lo Sabe en Jefe era ir pa'lante y que lo mataran, cuando lo correcto hubiera sido tratar de boxear a Wilfredo con movimientos laterales y siempre a la riposta.
En la reciente recopilacion del Dr. Darsi Ferrer sobre el final de grandes boxeadores cubanos del periodo robo-lucionario omitio a Jorge Luis Romero. En los 80 y 90 cuando Romero no estaba borracho hacia como que ayudaba a Luis Felipe Martinez a entrenar a los muchachos intranquilos de La Lisa. Como como parte de la doctrina militar raulista siempre habia un "circulo social" con pipa incluida en los complejos militares industriales y Romero era asiduo al que hay frente a la Base de Tanques en El Morado. Mas de una vez lo recogi en el carro cuando deambulaba por el medio de la carretera sin saber si La Lisa quedaba caminando hacia El Cano [1er pueblo "socialista" de America con la mas alta tasa de gusanos del mundo rondando el 99.99%] o en direccion a Valle Grande. Gracias a Los Miquis y desde aqui mi sincero homenaje a Jorge Luis Romero otra victima del castrismo.

Laz dijo...

Ah, le hago un enlace a mi blog sobre boxeo

Basta de apartheid en Cuba dijo...

Tremenda coincidencia y suerte la mía al encontrar este entrada.

El Dr. Darsi Ferrer y yo estuvimos filmando durante meses (casi clandestinamente) lo que será el documental del artículo que citan.

Entrevistamos a 11 campeones (incluida la familia de JL Romero, porque él está hecho polvo) y las imágenes hablan por sí solas.

Necesitaría contactar con ustedes para que nos ayudasen urgentemente a perfeccionar el documental -en proceso de edición-

Muchísimas gracias y felicidades por el artículo.

Manuel (manuel@lachari.com)