abril 22, 2008

Elogio de la espontaneidad

El 22 de abril de 2000, agentes federales de inmigración irrumpieron en casa de la familia postiza del balserito menor de edad Elián González y consiguieron llevárselo al padre para seguidamente devolverlo a Cuba. La custodia del niño por aquella familia, causa perdida de antemano por simple aplicación de las reglas del Derecho Internacional, animó una de las dos movilizaciones espontáneas de los exiliados en estos últimos tiempos. La otra ocurrió el 31 de agosto de 2006, cuando la gente salió a celebrar que el octogenario Fidel Castro podía guindar el sable. Así van las cosas en Miami: nada que tenga que ver con edad militar.

3 comentarios:

Joaquin Estrada-Montalvan dijo...

8 years de mesa redonda, de lo que se cansaron fue de las tribunas abiertas, el nacimiento del protestrodomo con la escultura de marti queriendo devolver a elian pa miami,

y aquel desmayo del companero fidel en una de las tribunas abiertas, que trajo como consecuencia el nerviosismo del canciller felipe y metio su grito de viva raul, y ahi quien dice que felipillo no es inteligente ,

saludos

Diavolo dijo...

Curiosa coincidencia y muy apropiado este posteo, ya que es germano a la otra discusion.

Como bien dices, la justicia (la basada en las leyes internacionales Y americanas) estaba del lado del padre de Elian. Pero el mero hecho que habia recibido el apoyo del regimen causo la reaccion del exilio y nos trajo aquel circo sin par en la historia cubiche.

No recuerdo a nadie diciendonos:

Eh, y que hay de malo en el apoyo de Fidel Castro. Lo que importa es que se la causa de Juan Miguel es justa.

Ana Lista dijo...

Lo más triste del caso es que la jugada de Castro estaba cantaba y los líderes de Castro cayeron en la trampa. De paso propiciarion que Castro amargara más la vida de los cubanos dentro de la Isla por las cosas que bien recuerda estrada-montalvan. Por aquí anda una de las explicaciones de por qué Castro se pudo mantener medio siglo en el poder: baja calidad de los contrincantes