abril 17, 2008

Infierno en la torre

No es la famosa película de Steve McQueen y Paul Newman. Son las 40 horas que un productor ejecutivo norteamericano estuvo encerrado en un ascensor de uno de los rascacielos de Nueva York. Fue en 1999. Hoy Nicholas White está cobrando una cifra desconocida de seis ceros por indemnización. Lo descubrimos en el Periódico.com pero la historia la destapó The New Yorker. No se preocupen: las 40 horas pasan en cámara rápida.

7 comentarios:

TAORO dijo...

Coñooo, !!!A la verdad que este pais es grande!!!!.
Yo estuve encerrado 32 años en Cuba y cuando me fui no me dieron nada...al contrario, aun hoy, desde lejos, me siguen esquilmando y extorsionando.

Eufrates del Valle dijo...

Miquis, les conteste alla, pero se lo dejo aqui. Hasta las 6pm estoy en la oficina y es mi hora mas complicada. Si hay algun problema a las 7, y quieren pasarlo para mas tarde u otro dia, sin pena podemos hacerlo en otro momento. Lo malo es la comision de embullo que iba para Camel Club. Dejenme saber. Ya no soy el Senor? Menos mal que me estan quitando el castigo....

Los Miquis de Miami dijo...

ok, señor eufrates, a las 7 pm. el señor se va después de su derrota.

Los Miquis de Miami dijo...

taoro, te imaginas que hubiera sido en uno de los pocos elevadores que funcionan en la habana?

TAORO dijo...

Miquis, noto cierta vacilacion en el lenguaje de Eufrates... (si hay algun problema a las 7, y quieren pasarlo para mas tarde u otro dia, sin pena podemos hacerlo en otro momento)
Espero que mañana no se aparezca con el pretexto de que no pudo asistir al Match ajedrecistico porque se quedo trabado en el elevador de su oficina.....
Por favor Eufrates, que ya tengo los lagers en el congelador y la suegra me esta friendo los chicharrones....

Ernesto dijo...

taoro, me jodiste el chiste.

bustrófedon dijo...

A pesar de que está en cámara rápida, la sensación de claustrofobia que me transmite este video es abrumadora. Pasé horas de mi infancia encerrado en el elevador del edificio Palace, en 25 y G. Aquello sí era un elevador: cuando no estaba trabado entre pisos, estaba en reparaciones.