abril 09, 2008

Contrainteligencia

Según AndrésReynaldo, el seguroso que atendía a Heberto Padilla estuvo aconsejándolo poco antes de marchar al exilio. Le dijo a Padilla que, tras ser recibido por el senador Ted Kennedy, vendrían encuentros del mismo corte hasta el momento decisivo: un hombre, vestido de traje negro y con una maletica llena de billetes, iría a visitarlo para pedirle a cambio que hablara en contra de Castro y su revolución, es decir: en contra de la patria. Tal como había dicho el seguroso, los encuentros protocolares fueron sucediéndose, pero pasaron los meses y no acontecía lo otro. A veces llegaba un hombre con traje negro sin maletica o uno con maletica sin traje negro. Al atisbar por la ventana o salir de casa, Padilla prestaba especial atención a quienes reunían el doble requisito, pero todos seguían de largo. Cada vez que regresaba de algún viaje preguntaba a su esposa: «Belkis, ¿no ha venido un tipo con traje negro y maletica?». Pasaron años y años sin que el sujeto apareciera. A Padilla se le ocurrió entonces morirse en Alabama.
Ilustración: © Belkis Cuza Male

9 comentarios:

Rey Arenas dijo...

Deliciosa anécdota del bardo

Muela Quieta dijo...

..., nunca llego el enviado?. Carajo que historia mas rara!

TAORO dijo...

Pobre Heberto, nunca advirtio que el oficial que lo atendia en Cuba era un pobre desgraciado, ademas de ser del G-2.... era fañoso y lo que le dijo fue.....En Alabama vas a ver muchos negros sin traje, en muletas y con grillete.
Con cuantos negros en muletas y con grilletes se habra cruzado Heberto sin advertir que su oficial de caso nunca lo engaño?.....

Balsero One dijo...

Bueno, a mí antes de salir me dijeron que me iban a pasar un billete por prepararme para invadir, y resulta que Frómeta no da billetes, sino que pasa cepillo

Anónimo dijo...

Ja, brillante!

Un abrazo, miqueros!

Camilo LD

Bolondron dijo...

Bueno tal vez el enviado no haya llegado hasta Padilla , sino hasta su esposa,Belkis...,

Esperanza dijo...

Me gustaría, por favor, si conoces del tema, que hablaras mas sobre el caso de Heberto Padilla y la represión a que fue sometido en los anos setenta, su Mea Culpa, y toda su tragedia humana como intelectual amordazado y perseguido por una dictadura que se ensaño en el tomándolo como conejillo de indias.

Anónimo dijo...

Por el tono de algunos comentarios me doy cuenta que a Los Miquis ya los penetraron... y sin baselina.

CDR

Muela Quieta dijo...

Hombre extraordinario, sufrido, fue el que levanto la voz cuando todos callaban o se amoldaban al regimen.