enero 31, 2008

Para mejor entender

El artículo de Rafael Rojas «Para entender la ‘democracia’ cubana» tiene el declarado propósito de «analizar el proceso electoral». Échense este pasaje: «Es cierto que, hipotéticamente, un opositor podría resultar nominado en una asamblea de barrio, pero, al llegar a la comisión de candidaturas del municipio, su nombre sería automáticamente borrado por no ser representativo de los intereses de ninguna institución oficial. Es por ello que casi la totalidad de los 614 diputados elegidos pertenece al Partido Comunista y los pocos que no son miembros de esa organización están ahí como voceros de otro cuerpo estatal».
Rojas quiere analizar el proceso sin saberse la ley electoral, que no establece ese paso tan chévere de la asamblea de barrio a la comisión de candidaturas del municipio.
La cosa no es de abajo hacia arriba, sino de arriba hacia abajo, tal y como corresponde al buen castrismo: la Comisión Nacional de Candidaturas propone los pre-candidatos a diputados, que pasan sucesivamente por la Comisión de Candidatura Municipal y la Asamblea Municipal del Poder Popular. Chirrín, chirrán.
Ni qué decir de la alusión de Rojas a que la Asamblea Nacional, aunque viciada de origen, «podría funcionar como un agente de cambio [e] impulsar una ley de asociaciones que conceda libertades públicas (…) en términos del pluralismo político, [así como] una reforma electoral (…) que facilite el acceso de opositores al poder legislativo». Antes que todo eso, el pueblo cubano tiene que abrogar, en referendo o por revolución, el orden constitucional, que impide ejercer cualquier derecho o libertad «contra la existencia y fines del Estado socialista».

19 comentarios:

Salfumán on the rocks dijo...

Es que él ha entrenado su prosopopeya, su jitanjáfora, su metatranca en el cantinfleo mexicano y marea a los cubiches que no disciernen en tanta verborrea de licenciado. Con su cara de Cardenal Ortega y sus glaucos ojos de lagarto duerme a los mongólicos que necesitan esa constante muela arrulladora que les hace creer que piensan. Rojas debería ocuparse de una despierta bebé que abandonó en una barriga de Miami. La pequeña progresa mucho, anyway, gracias a la dedicación de su madre y su tutora. Qu se quede en México o en Islandia y siga mueleando desde overseas forever. Dios libre a Cuba de tales sabandijas hijas de papá.

Ernesto dijo...

No entiendo la diferencia entre lo que dice Rojas y lo que explican ustedes. Es decir, Rojas justamente está diciendo que un candidato elegido en la Asamblea de barrio será borrado de la lista luego.
Y lo otro del Estado socialista no es incompatible con la reforma que imagina Rafa: "socialismo" es un concepto tan vacío que puede llenarse con casi cualquier cosa hoy.
Otra cosa es que a ustedes no les parezca bien ese artículo, pero hay que argumentarlo mejor. A propósito, el comentario de salfuman on the rocks es un evidente ataque personal y no viene al caso. Cuiden eso, para que luego puedan criticar a Varela sin sonrojo.

Del Busto Caído dijo...

Ernesto, brother, has demostrado que es un tolete. Rojas dice que el proceso electoral empieza en el barrio y los miquis le aclaran que empieza en la Comisión de Candidaturas Nacional, es decir, que Rojas no sabe ni donde está parado.

Obrero de la construcción dijo...

Verdá que los intelectualoies están perdidos. Ernesto defiende la propuesta de Rojas de hacer leyes sin acabar con la constitución del castrismo, que es por donde hay que empezar. Le recomiendo que lea algún manual escolar de teoría del Estado y el Derecho

Dr. Aranguren dijo...

Está claro que Rojas confunde el proceso de elección de delegados a la Asamblea Municipal con el de elección de diputados a la Asamblea Nacional. el único que no le vio fue Ernesto, que dice que Rojas le ganaría en un debate a Alarcón y ahora se ha visto que Rojas no da ni rosado

FEFA LA DEL COMITE dijo...

Oye pero esta claro como el agua. Que no entiende ese muchachito de Ernestico? El argumento de Rojas esta totalmente equivocado. Por que a Ernestico le ha dado por estas perretas de defender lo que no se puede defender? Transfusion de entendedera pa'el. Espabilate.

Tesari dijo...

Además de cuando a acá un "OPOSITOR" va a ser elegido en el barrio, si todo el mundo sabe que es opositor ni lo miran, y si nadie lo sabe, entonces que clase de opositor puede ser ese?

Ese es el sutil problemita Ernesto. Evidentemente el Rafa como tu dices ha tenido un lapsus mental de olvido o quiso explicarselo mas suave de lo que es en realidad a un foráneo...
Por supuesto que ningún cubano se puede tragar ese cuento, pero quizás un mexicano sí ...

Alex dijo...

Aranguren dio en el clavo. Los delegados a las Asambleas municipales son propuestos en las asambleas de barrio y centro de trabajo ("en cada circusncripción" dice la ley electoral). Los delegados a la Asamblea nacional son precandidateos como bien dicen los Miquis.

En otras palabras, a la Asamblea Nacional no se nomina, como dice Rojas, sino que se elije entre un grupo de precandidatos. Quién "precandidatea"? La comisión nacional de candidaturas (CCN, presidenta Amarilys Perez Santana) y aprueban las asambleas municipales an lo que se llama proceso de consulta. Por cierto, las organizaciones "políticas y de masas" también pueden proponer precandidatos. Así la UNEAC puede proponer a un Silvio, por ejemplo.

Así que para que un candidato oposicionista salga, como dice Rojas, tiene que ser primero nominado (quizá), elegido a la Asamblea municipal (difícil y si es un opositor abierto, imposible) y luego sobrevivir al escrutinio de la CCN. Ni al mayor optimista del mundo se le ocurre.

Ernesto Rojas Varela dijo...

Asere Ernesto, aquí no hay ningún comemierda para que retuerzas el comentario de Salfumán contra los Miquis: de entrada no el comentario no es de ellos ni es requisito de su crítica contra Varela impedir ataques personales de la gente que entra a comentar en su blog. Y para acabar con el asunto de Varela, al que tanto te dedicaste, te diré que saliste embarrao de mierda, porque:
1. El quid del asunto: que el David Varela se enfrentaba al Goliath Herald, resultó enteramente falso. Varela destiló odio y resentimiento contra determinadas personas y el Herald ni se tomó el trabajo de prestarle atención
2. Así que tu lucha por la libre expresión en los blogs contra el establishment se redujo a la defensa de un loco resentido que insultó a quien le vino en ganas
El mismo cubo de mierda te cayó por defender a Rojas, que hizo un "análisis" del proceso electoral confundiendo las elecciones a delegados y diputados (algo que tú ni entendiste, a pesar de la claridad con que lo pusieron los miquis), deliró sobre las cosas que tendría que hacer la Asamblea Nacional (!Y tú todavía piensas que bajo la palabra socialismo puede caber en Cuba algo distinto del castrismo!) y paró en una verdad de Perogrullo que todos los días se escucha en el Versailles o en el Parque de Dominó. Búscate otras causas, asere, que en libertad de expresión y análisis político estás perdío.

apenao dijo...

Hablar de las elecciones "castrosocilistas" en Cuba es un ejercicio que requiere de mucha destreza. Te puedes embarrar de heces fecales en el proceso. creo que Raul Rojas, a quien no conozco, pero que ya aprecio debia desisnfestarese las manos. Hay una de virus estranos por ahi!!

EMBULLAO dijo...

APENAO, EL TIPO ES RAFAEL ROJAS Y SE LANZÓ EN UN EJERCICIO PARA EL CUAL NO ESTÁ CAPACITADO. NI SE HA LEIDO LA LEY ELECTORAL NI PUEDE DAR UNA PROPUESTA ORIGINAL MÁS ALLÁ DEL LUGAR COMÚN DE QUE PARA QUE ´HAYA DEMOCRACIA TIENE QUE DESAPARECER EL RÉGIMEN ACTUAL. PARA ESO NO HACE FALTA UN DOCTORADO

El Cobrero dijo...

Verdá que sí. Miren que atreverse Rojas a escribir un artículo de opinión que cierra con esta tautología sonsa: "Mientras ese dispositivo totalitario no se deshaga, la democracia cubana será una quimera". Y lo pillaron in fraganti en el análisis.

analista dijo...

O no saben leer, o la autosuficiente arrogancia no los deja comprender lo que leen. Ese tema ya se discutió aquí, pero también en PD donde recuerdo una aclaración exacta del Caminante (Patria Falsa) explicando al dedillo el sistema electoral. Una cosa es la asamblea municipal- donde van los candidateos del barrio y otra la Asamblea Nacional, donde no se elige, sino que se vota. No hace falta "borrar" a nadie pues simplemente las propuestas vienen ya hechas por la famosa Comisión.
Y si faltara poco, en el Granma digital salió la ley electoral.
Pero el escrito de Rojas no sólo adolece de esos errores, sino que ignora la actual Constitución donde está plasmado el "carácter socialista irrevocable" del proceso.

pi dijo...

Tres verdades que el señor Rojas no dice.

El artículo de Rafael Rojas me parece excelente.
Sobrio y bien medido apunta directo a la contradicción fundamental en el llamado proceso eleccionario; la Comisión Electoral esta conformada por miembros de organizaciones satélites del PC, quienes incluso en sus estatutos la reconocen como una fuerza dirigente. El perro se muerde la cola.

Sin embargo, hay un sólo momento en todo el proceso donde se permite un espacio de democracia; cuando el elector, a solas en la cabina y mas allá de todas las presiones sociales inimaginables, emite su voto. Porqué entonces nada más el 4% de las boletas en blanco o anuladas?
Descartadas las explicaciones simplistas del miedo y el fraude tendríamos que aceptar tres hechos evidentes:

1) que el régimen tiene más apoyo del que mucho están dispuestos a reconocer,

2) que el cubano en la isla no tiene conciencia de la necesidad de una acción colectiva para cambiar el rumbo de las cosas,

3) que la influencia de las organizaciones del exilio, de la oposición interna y de los medios masivos que las apoyan es prácticamente nula.


Es hora de que nuestros brillantes estrategas responsables de la política hacia Cuba tengan en cuenta estas y otras muchas verdades, tal vez amargas pero no menos ciertas.

Anónimo dijo...

Coincido totalmente con PI. Aunque no he leído el artículo de rojas, por lo que he visto en otros blog he entendido que es bastante critico con el sistema electoral vigente en cuba.
Otra cosa es que pueda tener errores de apreciación en torno al procedimiento electoral. No entiendo tanta critica venida de personas que supuestamente están contra el castrismo, vertidas contra alguien que en principio, y salvo demostración en contrario, lo que ha hecho es criticar el sistema electoral del castrismo.

Volviendo al comentario de Pi, puede asegurar por experiencia propia que el sistema electoral cubano es una farsa desde el comienzo, controlada y manipulada por el partido comunista.
Sin embargo, es cierto que el ciudadano tiene la opción de anular su voto o votar en blanco. El gobierno no da los datos exactos, pero extrapolando de los ofrece, en estas eleccciones, entre los que no fueron a votar y los votos nulos y en blanco hay representados cerca de setecientos mil 700.000 ciudadanos, que vienen siendo el 10% del padrón electoral, y que si pudieran optar por otra opción, otro partido digamos, como sucede en cualquier estado democrático, deberían estar representados en el parlamento.
En cuanto al apoyo que dentro de cuba tiene el régimen, negarlo es de obtuso, basta con ver las concentraciones de apoyo y otros actos que organiza la parafernalia gubernamental para darse cuenta que muchos en cuba apoyan sinceramente al gobierno. No obstante, son totalmente falsas las conclusiones que sacan los personeros del régiemen en cuanto al apoyo másivo del pueblo al gobierno. Aparte de ese 10% de que hablo, que puede considerarse como la parte de la población que rechaza concientemente el sistema, existe otro porcentaje elevado de ciudadanos que no me atrevo a cuantificar, que esta en desacuerdo con el gobierno, pero que por distintas razones, cuya explicación excede por mucho el espacio de este blog, no lo expresa a través de ese pretendido ejercicio del derecho al voto.
Para terminar, es conveniente recordar que el pueblo de cuba carece de la más elemental cultura democrática, llevamos 50 años de dictadura castrista, le precedieron 8 años de batistato, y además, hemos de concordar que en los primeros 50 años del la república las elecciones fueron una farsa.
La democracia no es solo ejercer el derecho al voto, es respetar la opinión del que piensa diferente, garantizar el debido respecto a las minorias, y establecer un estao de derecho. En ello debemos poner nuestro empeño todos los cubanos, los de dentro y los que estamos fuera, para que en un futuro CUBA PUEDA SER UNA NACION PRÓSPERA Y LIBRE EN LA QUE SUS CIUDADANOS PUEDAN VVIR EN PAZ Y TENGAMOS QUE EMIGRAR.
JESUS, (ESPAÑA)

Anónimo dijo...

Esto es lo que pasa cuando los intelectuales que se especializan en literatura, les da por meterse en politica.....Amen pa que pareza oracion.

Anónimo dijo...

Otra herencia castrista: Confusion de especialidades con muela y teque

Infortunato Liborio del Campo dijo...

dizque este es nuestro ensayista estrella. ¿qué esperamos para los demás?

amigo de rojas dijo...

La mayoría de los comentarios publicados aquí no parten de una lectura del texto de Rojas, que es, gústeles o no, la mejor crítica del sistema electoral cubano que ha aparecido en las últimas semanas, sino de una descalificación burda, seguramente provada por sentimientos de envidia.

No es cierto que Rojas confunda la nominación de delegados a las asambleas municipales con las elecciones de diputados nacionales. Él habla precisamente de la diferencia entre la nominación y la elección tal y como aparece en los primeros artículos de la Ley Electoral.

Ustedes han adjudicado errores que el texto no tiene, de mala fe. Por eso para mí han perdido toda credibilidad.