enero 17, 2008

Manjar oriental

Uno de los mejores técnicos cubanos de voleibol, Justo Morales, contaba que, en medio de un partido en Pyongyang, la pizarra cambió de repente: el marcador 12-5 a favor de Cuba pasó a 12-5 favorable a Corea del Norte. Morales pidió enseguida rectificación a la mesa de arbitraje, pero el traductor asignado lo contuvo: «Tranquilo, camarada, espere un momentito». Morales insistió en reclamar, pero la pizarra cambió de nuevo y apareció el marcador exacto 12-6, ya que en el ínterin los norcoreanos habían logrado un tanto. Morales se acercó al traductor y le preguntó: «¿Qué fue lo que pasó, camarada?». El traductor respondió: «No se preocupe, camarada, es que hubo un pase al noticiero».

Foto: Kim Jong Il, maestro de periodistas (http://go.funpic.hu)

6 comentarios:

Troglo dijo...

Ese es Ichikawa, ¿no?.. Tok

Anónimo dijo...

miquis, esa anecdota ha sido contada de diversas maneras...hay una variante que habla de un partido de futbol entre militares cubanos y coreanos...es como la fabula del cubano que trabaja de guia turistico con camellos en egipto

Anónimo dijo...

bueno, viniendo de cubanos y de norcoreanos, todo es posible.

LOS MIQUIS

Chan li po dijo...

Chino Manila 'pa Canton.

Anónimo dijo...

lo del cubano en egipto no es fàbula... me lo contó Paquito d'Rivera, que estando al pie de las piràmides le gritaron -Paquito d'Rivera que tu haces aqui?... y luego el hombre le contó su historia allí

Infortunato Liborio del Campo dijo...

¿También es mentira que el Gastro le ganó un juego de pelota a Chavito disfrazando al team Cuba de viejitos?

Ciertos absolutismos no admiten derrotas.