enero 19, 2008

Manjar oriental (II)

Siendo director de Juventud Rebelde, Bruno Rodríguez contó esta anécdota. Él y su padre, Carlos Rafael, fueron en misión de Castro a Pyongyang. Como parte del programa de sus anfitriones, pasearon por un boulevard a la vuelta del hotel y vieron allí a norcoreanos alegres haciendo compras, comiendo al aire libre, tomando refrescos y hasta cervezas. Luego de cumplir los cometidos esenciales de la misión, el viejo partió de regreso y Bruno se quedó para ultimar detalles. Una tarde acabó temprano y tuvo la ocurrencia de burlar a su escolta norcoreano para re-visitar con su valet cubano aquel boulevard. A pesar de estar seguros de que era la misma calle, no encontraron ni cafés al aire libre ni tiendas, pero sí algunos andamios y otros indicios menores del desmontaje.
Foto: Punto gastronómico en Pyongyang © RIA Novosti

8 comentarios:

Troglo Dita dijo...

A ver si ahora dicen que este es el mismo cuento en otra variante

Anónimo dijo...

Pues, si, lo escuche antes tambien, de otra manera jajajaja....
Miquis, a ver si nos hacen un cuento original de Corea del Norte

Eufrates del Valle dijo...

Miquis, ustedes son la version cubana de la reina del gossip neoyorquino, Cindy Adams, y esto lo digo como un elogio...

Anónimo dijo...

Troglo, tú por casualidad trabajas en el 41?

Anónimo dijo...

anónimo de las 11:08, quien dijo que nosotros éramos la Original de Manzanillo?

LOS MIQUIS

Anónimo dijo...

Uds, al hacer una anecdota asi, sin consignar que en efecto existen 3,000 variantes diferentes...
ANONIMO DE LAS 11:08

Los Miquis de Miami dijo...

anónimo de la Original, por qué no nos sugieres alguna, que no se encuentre dentro de las 3.000?

Anónimo dijo...

Mi socio, los que postean son uds. Yo estoy aqui para criticar jaja