enero 27, 2008

Miami en vilo

A través de la televisión, la dinastía castrista tiene a Miami de una sorpresa en otra. No se trata ya de la re-aparición en efigie del patriarca, sino de presentar como escándalo en pantalla cualquier cosa, por ejemplo: la «nieta roquera y drogadicta» de Raúl Castro. Aunque estaba presente uno de los encargados de atender «el primer anillo familiar», la superchería salió al aire. A la semana compareció el padre de la muchacha para mostrar la certificación de nacimiento que desacreditaba la engañifa. Esta acabó por atribuirse a... un pirata informático castrista. Antes había comparecido un mayor de la Contra-inteligencia (en el recto sentido de ir contra ella), que mostró un carné de primer teniente del Departamento de Seguridad del Estado y hasta su traje de camuflaje para soltar la lengua sobre algo que ni el mismísimo Castro I sabía: su esposa, Dalia Soto del Valle, acostumbra a cornearlo con uno de los altos oficiales de la escolta. Ya viene en camino la revelación de quién es el general Sombra.
Ilustración: Adonis Flores: Lenguaje y Mascarada (2006)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

nO SÉ QUIÉN ES MÁS CARA DE GUANTE, SI DELFÍN FERNÁNDEZ O EL AUTOTITULADO MAYOR HERNÁNDEZ DEL LLANO, POR NO HABLAR DEL TAL DOMÍNGUEZ QUE ESTUVO CON DELFÍN EN MARÍA ELVIRA LIFE

Anónimo dijo...

Miquis, lo del Castro tarrú salió primero en Oscar Haza...corta memoria la de uds.

Güicho dijo...

TV today... Pensándolo bien, entre la menstruación de Britney Spears y los chismes de los Castro Royals me quedo con ninguno.

Lost in Transition dijo...

No recuerdo haber visto en el programa de Haza una ¨revelación¨ como la de Hernández Llano ¿Sería en tiempos de Delfín?

Cowboy dijo...

Lo que está claro que la TV de Miami no puede seguir con esa rima. De lo contrario sería mejor sintonizar TV Martí, que no se ve, pero es una buena alternativa para lo que plantea Güicho

Anónimo dijo...

Si la TV hispana local sigue por ese camino, la gente tendrá que seguir empujándose a Don Francisco y Los Tigres del Norte

Anónimo dijo...

Pero, cómo, la portada del libro también de Machetico? Está por todas partes, como el arroz blanco. A propósito, tremendo show de Beltrán en mayo, en Contemporánea Fine Art, en 1550 Calle Ocho. Especie de paisaje fragmentado del pasado en La Habana. No dejen de perdérsela.