marzo 07, 2008

110 años después

Una foto del Maine que colgó Camilo López Darias en su Estancia Cubana nos recuerda a la ingeniera rusa Paulina Zelitsky, asignada primero a la base de submarinos soviéticos de Cienfuegos y transfigurada después como empresaria ruso-canadiense en Villa Tarará (Casa 242). Su compañía, Advanced Digital Communications MAR, explora los fondos marinos y para 1998 examinó pecios de aquel buque americano de guerra. Hasta se comenzó a filmar un documental que describía, con voz de Rolando Almirante, la búsqueda submarina. Sin embargo, la entidad anfitriona (Instituto Cubano de Geodesia y Cartografía) desautorizó el proyecto y Zelitsky prosiguió sumergiéndose con sus equipos frente a las costas de La Habana para recoger garrafas españolas. Entretanto siguieron proliferando todas las hipótesis posibles de la explosión (febrero 15, 1898): causa externa (aportada por los españoles y aun los cubanos) e interna (autoagresión americana, que era la explicación predilecta, insuflada por César García del Pino).
Foto: Trabajos de recuperación de los restos del Maine (1911)

3 comentarios:

Antonio dijo...

Información complete sobre el USS Maine en
www.latinamericanstudies.org/maine.htm
Imágenes de la recuperación del Maine en
www.latinamericanstudies.org/maine7.htm

Miriam dijo...

Bueno, ¿y por fin quién fue: los yumas, los mambises o los peninsulares?

Antonio dijo...

El almirante H. G. Rickover reexaminó las causas de la destrucción del Maine y las publicó en 1976 en el libro "How the Battleship Maine Was Destroyed."
(A la venta en www.amazon.com)
En su conclusión en la página 127 indica:
"No hemos encontrado evidencia técnica en los records examinados de que una explosión externa inició la destrucción del Maine. La evidencia disponible es consistente solamente con una explosión interna. Por lo tanto concluimos que una fuente interna fue la causa de la explosión. La fuente más propicia fue el calor de un incendio en la carbonera adjunta a la reserva de municiones de 6-pulgadas. Sin embargo, como no hay forma de confirmar esto, otras causas internas no pueden ser eliminadas como posibilidades."
Rickover señala que dos buques de guerra franceses, el Jena (marzo 12, 1907) y el Liberté (sept. 25, 1911) tuvieron explosiones internas debido a combustión espontánea en sus carboneras, y se destruyeron y hundieron en igual forma que el Maine.
Las demás teorías son mitos y fantasías.