marzo 27, 2008

El taco


Alexei Ramírez a punto de lograr un sueño. Otros ocho listos para una nueva temporada. Y Villa Clara da primero. Muchos de ellos quizás empezaron como la mayoría de nosotros: los que una vez soñamos con ser estrellas del beisbol pero solo llegamos hasta los pitenes del barrio.
1-El taco:
La pelota: un pomo de plástico mediano, al que se le llenaba de tela o papel, y se le quemaba un poco la boca para sellarlo. O un pedazo de madera rectangular y grueso. O una pelota hecha de trapo forrada con scotch tape negro. El bate: cualquier pedazo de madera resistente que pudiera ser manejable para batear. El catcher: un muro o una pared donde se marcaba la zona del strike con un círculo dibujado con tiza o con una piedra. Reglas: no había que correr las bases, ni existían la bases por bolas. Un solo strike, un solo fao o un batazo capturado eran out. Se podía marcar una zona de jonrón a conveniencia de los jugadores.
2-A la mano, con su variante de las cuatro esquinas, y en las cuales no había lanzadores, ni bolas o strikes y sí se corrían las bases.
3-A la pelota de poli, con sus variantes al flojo, con un pitcher que lanzaba suavemente, y al duro, con prácticamente las mismas reglas de un partido normal.
También recordamos otras variantes peculiares, como aquel pequeño estadio de pelota de madera, que me acompañó por años en mis juegos infantiles. La pelota se lanzaba desde una canalita. El bate estaba atado a la madera con una especie de resorte que permitía su movimiento a la hora de batear. Las paredes del estadio, detrás de los jardines, tenían marcados varios recuadros: out, hit, doble, triple, foul. En dependencia de donde diera la pelota una vez bateada, se movían los jugadores. Para el jonrón tenías que colarla en una pequeña abertura en un extremo de esas paredes. Una versión de ese estadio, la hacíamos en los recesos de la escuela. Lo dibujábamos en un papel. Lo doblábamos un poco en los extremos como una especie de contención. Los recuadros los dibujábamos en la base, no en las paredes. No había lanzador. El dedo índice era el bate. La pelota: un pedacito de papel doblado. Los deseos podían más que las carencias.
Foto © rauleye/Flickr

17 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

tremenda descarga!!! de memoria besibolera. :)
me sumo a lo aquí expuesto.
que la pura verdad es que aquí hasta el mAs pinto-resco, tuvo su temporada de taco y cuatro esquina.
me hubiera gustado tener una foto así de recuerdo, pero a mis puros no le entraba eso de las fotos.

saludos.g.a.

Los Miquis de Miami dijo...

aseres, yo tengo una vestido de pelotero como a los 5 años. pero me quedé en eso. de todas maneras, disfruté mucho dar mis batazos en aquellos pitines del barrio.

Jorge Salcedo dijo...

En la versión del cuatro esquinas que yo jugaba no se corrían las bases, se las caminaba. Y sólo se bateaba a la mano, de "roletazo", entre segunda y tercera. Con pelota de goma, por supuesto.

Pero seguro que hay un montón de versiones del cuatro esquinas y de todo lo demás.

Güicho dijo...

Coño, falta la variante de las chapitas de cerveza y refresco. Se picheaban, y se bateaban con un palo apropiado. Cogida de fly o levantada del piso mientras aún rotaban o rodaban eran out, sino carrera.

TAORO dijo...

Yo recuerdo haber jugado al taco pero con una pelota hecha a partir de una caja de fosforos pequeña rellena con papel.
!!!Que tiempos aquellos!!! donde no teniamos pelotas ni guantes pero nos divertiamos un monton.
Yo veo al chama mio hoy jugando baseball con el sofisticado PSP y se me parte el corazon por todo lo que se esta perdiendo.

Los Miquis de Miami dijo...

salcedo, es verdad, se caminaba aceleradamente. le pusimos corrían como algo general, pero tienes razón. guicho, también tú, con aquellas chapitas que eran difíciles de batear. tremenda memoria. taoro, tu variante no la jugue pero ahora lo hago con el psp y me acuerdo de Lina Ruz por todo lo que me perdí de chama.

Jorge Salcedo dijo...

Miquis, de dónde viene pitén? Jonrón, bate, fao, bolas y todo lo demás está claro, pero no sé de dónde viene pitén.

Y ahora me ronda la memoria otra versión del taco que no precisaba pitcher. Se ponía el taco en el suelo, a desnivel sobre una piedra, otro taco o cualquier cosa para elevar una de sus puntas. Con el bate se le daba al taco por esa punta, y cuando éste se elevaba, se lo bateaba así mismo. ¿O esto ya era otro juego?

Lo de las chapitas, güicho, creo que era sólo para atletas de alto rendimiento.

También se bateaban piedras durante largas sesiones de entrenamiento solitario.

Güicho dijo...

Jorge,
tienes "razón", pero la chapita tenía una ventaja sobre el taco: se podía "implementar" en cualquier lugar, incluso a la hora del receso en la escuela.

Los Miquis de Miami dijo...

salcedo, realmente no sé. solo que le decíamos pitenes. pero es algo que nunca he averiguado. interesante, verdad?

alex dijo...

En el cuatro esquinas de mi barrio se corría a primera y se caminaba a todas las otras bases. También al lado de mi edificio había un solar yermo estrecho, entonces jugábamos con primera, segunda y home nada más.

¿Quién se acuerda cómo se llamaba la tienda esa en Centro Habana donde vendían pelotas y guantes Batos?

TAORO dijo...

Alex, la memoria me falla, no recuerdo el nombre pero si recuerdo que estaba en la misma esquina de la calle Belascoain y San Miguel.

Laz dijo...

Todas las versiones mencionadas pasion de fiñes y de no tan fiñes. Walfrido Ruiz y Jose Modesto Darcourt se lesionaron los brazos en el cenit de sus carreras jugando 4 esquinas y al taco.
Yo tenia mi tablero para jugar pelota, pero le quite el resorte del bate para poder dirigir la pelota; tambien de ese modo podia batear mas jonrones que era colarla la bola por el huequito. Despues descubri que si aflojaba un poco el pin del bate podia batear flys y sacarla por arriba de la cerca. Despues tuve que hacerle uno a mi hijo y un cabron gato que teniamos se acostaba justo detras del huequito de jonron a esperar que la bola saliera por ahi. Si no habia jonron el gato ni se inmutaba, pero nada mas que salia una por el huequito el gato la cazaba.

TAORO dijo...

Laz:
No le habras robado el gato a Javier Mendez?.....

Los Miquis de Miami dijo...

laz, llegaste a una especialización tremenda. de verdad, me superaste.

Al Godar dijo...

Salcedo,
La que se le daba con el palo al taco en el suelo para que saltara y batearlo era la Quimbumbia.
No se que grado de parentezco tiene con el taco o la pelota, pero creo que es pariente lejano del ñate y el quimbe y cuarta.
Saludos,
Al Godar

terreno de pelota dijo...

El taco es el más maravilloso de los deportes y supera al béisbol por un simple argumento: nos permite el infinito placer de lanzar y batear en cada instante, sin esperar una larga alineación y sin rogar para que nos pasen la pelota. Yo jugué taco en Cuba hasta decir basta. Todos los días llegaba de la escuela y me instalaba con mis hermanos, amigos y vecinos la lado de la casa en San Antonio de los Baños, donde teníamos un cuadro pintado. la cosa era de acera a acera y los vidrios del edificio vecino volaban, nosotros desaparecíamos y el grito de la vecina se escuchaba a 10 cuadras. Vuelta la calma el juego seguía. yo era el encargado de hacer las pelotas, mi método es muy simple y lo hago hasta hoy, cuando puedo. Tomo una bola, chinata, de esas de cristal, la envuelvo en tela o idealmente en medias de mujer, le paso hilo de empinar papalotes, voy haciendo varias capas de medias e hilo y remataba con el imprescindible esparadrapo. Quedaba genial, me permitía tirar rectas, curvas, tenedor, nudillos, de todo. Y tenía un vecino y gran amigo ( que vi en Miami el año pasado después de 15 años), Juan Carlos, que hasta borracho me bateada. Qué vista tenía ese tipo, Díos mío. Cuando regrese a Miami en julio quedamos de echar un taco, la entretención que devuelve la felicidad en un santiamén.

Jorge Salcedo dijo...

Al Godar, tú si sabes. Eso mismo era, Quimbumbia. Y, con estos juegos, es un milagro que no haya más tuertos entre nosotros.

Terreno de Pelota dice que el taco "nos permite el infinito placer de lanzar y batear a cada instante" y me ha recordado con eso lo que decía mi profesor de gimnástica. Yo practicaba gimnástica en el Casino Español, rodeado por los terrenos de pelota del Valdivia, y mi entrenador decía que la pelota era el juego más aburrido del mundo porque sólo jugaban el pitcher, el catcher y el que está bateando. Supongo que lo decía para defenderse y defendernos de la tentación, y no cabe duda que es falso. Pero es difícil cubrir el right field sin recordar sus palabras.