marzo 25, 2008

Oportunismo

Los comentarios en un post de El Tono de la Voz me recordaron un tema pendiente: “El ser humano es oportunista por naturaleza”, me dice un colega. “Todo el mundo busca la gran oportunidad para mejorar en su vida, pero el oportunismo más dañino se fomentó entre cubanos bajo el castrismo”. Y coincido: no fue una mayoría la que se enlistó en la Brigada de Asalto 2506 ni se alzó en el Escambray, ni armó atentados contra Castro ni puso bombas en las embajadas, ni se plantó en la cárcel ni camina por las calles pidiendo la liberación de los presos políticos, ni hace manifestaciones pacíficas por los derechos humanos ni cumple largas condenas por disentir. Ante esa minoría nos inclinamos respetuosamente. El resto, esa gran masa, fuimos todos, de una manera u otra, verdaderos oportunistas. Aunque algunos en el exilio digan ahora que no fueron ni pioneros, tampoco le tiraron una piedra a la policía ni trataron de poner un cartel opositor en la Plaza. Aunque hoy pidan sangre en los medios de comunicación y en la Internet contra todo el que estuvo integrado de alguna manera al sistema y ahora, viviendo lejos de él, lo condena. La peor especie son aquellos que lo instalaron en el poder, después lo traicionaron y ahora dicen que Fidel será siempre su comandante. La historia de los últimos 50 años en Cuba es también la historia del oportunismo: esa mayoría que quedó en la Isla tratando de pasar lo mejor posible el día a día, sin meterse en problemas; los que se montaron en la carroza para sacarle ventajas; los que en el exilio dijeron que tumbarían a Fidel Castro y aún siguen viviendo de esa promesa; y los que nos fuimos por cuenta propia, que también somos mayoría entre todos los que han salido de la Isla. Cada uno ha sido un triunfo para el régimen: los de adentro, entretenidos en buscarse la comida; los de afuera, sin poder hacer mucho para acabar con Castro. Él sigue vivo y reciclándose bajo sus propias reglas delante de nuestros ojos. Nosotros preferimos evitar la candela antes que convertirnos en mártires. Uno menos para reprimir. Algo que, al parecer, tampoco da mucha gracia a la gran mayoría de los cubanos, porque las cinco décadas de castrismo son también la historia de la supervivencia. “No hay tiempo”, responde certeramente Emilio Ichikawa, por la televisión de Miami, a la pregunta de por qué la gente en la Isla no se levanta contra los Castro. “Lo que quieren es ser feliz y ya. Y la solución más audaz es tomar una balsa.” ¿Cuánto hay de malo en eso?

Foto: Vendedor de libros en La Habana © ted.alcorn/Flickr

18 comentarios:

garrincha dijo...

pedir sangre, exigir curriculum de disidente, juzgar, ladear, etiquetear, ningunear y hasta tratar con paternalismo a tooodo el que según algunos, se fue tarde de cuba, parece ser el deporte nacional y el tic anal de algunos (y nunca me cansaré de decir lo de "algunos") cubanos y extranjeros por estos, y a lo mejor otros lares.
el que se quedó en el cayo dos días después que estos talibanes con sordina, es un pobre diablo o un agente de castro o un glotón.
esto iba para un post mío con caricatura, pero hago catarsis aquí, que bien vale una misa.
los criticones sin saber, son, imho, little shitheads in their sorry land of nothing.
que es otra forma de oportunistear, digamos.
no creo que sean mejores que los que están todavía presos en el cayo, yéndose en vida.
no importa si estos talibanes estuvieron prsos o no (curiosamente conozco muchos que no), pero cada vez que se dejan llevar por esas perreticas, el comandante gastro se restriega las manos, y pide que le cambien la cuña.

TAORO dijo...

!!!!Excelente post!!!!

Joaquin Estrada-Montalvan dijo...

este post esta genial, vuestro blog al tener varios miquis, tiene diversos enfoques, siempre polemicos, y por lo tanto siempre mueven, aunque no siempre se compartan, pero eso es parte de la polemica,

en cuanto al tema, los que al principio vinieron fueron los que pusieron a fidel, y luego le dejaron aquello a el,

los que nacimos despues no cambiamos lo que habiamos heredado

y ahora la mayoria sigue los cantos de sirena de raul,

so , quien tiro la tiza?

por eso siempre he admirado y respetado a los que en cualquier epoca se la han jugado por lo demas.

porque minoria luchadora fue siempre igual: cuando los mambises, cuando la republica y luego en el regimen actual

de todas maneras esta noche no pierdo una oportunidad para volver al post de "naricita fria', nada hay que aprovechar todas las oportunidades, ...

saludos

de la Cova dijo...

Bien dicho. El oportunismo no quiebra la moral de quien tiene carácter, principios, y constancia. El oportunismo afecta a toda la humanidad, especialmente cuando lo acompaña la ignorancia y el miedo. Por eso durante la guerra de secesión estadounidense (1861-1865) no hubo ni un solo alzamiento de esclavos, y muchos negros libres sureños apoyaron la causa confederada. Hubo esclavos sureños que capturaron y entregaron a soldados norteños creyendo que era su deber hacerlo. Por décadas después de la guerra, norteños recriminaron a sureños por la destrucción de la nación y del asesinato de Lincoln, "waving the bloody shirt," lo cual se convirtió en un término político. En Cuba hará falta una Comisión de la Verdad, como han hecho otros países que han acabado con sus dictaduras. Los archivos del Partido Comunista y de la Seguridad de Estado deben pasar al Archivo Nacional y convertirse en documentos públicos, para descifrar las causas de ese oportunismo que mantuvo a la dictadura en el poder tantos años.

Al Godar dijo...

El oportunismo aunque es bien visible, es correcto denunciarlo, pero creo que es mejor aún destacar y ayudar todo intento por combatir el castrismo y el inmovilismo.
No nos machaquemos por nuestra impotencia. Es dificil y hacemos lo que podemos. Hagamoslo lo mejor que podamos.
Saludos,
Al Godar

Eufrates del Valle dijo...

Muy buen post. Y puntos interesantes en los comentarios. Imagino que los segurosos, por si si o por si no, deben haber destruido ya muchas cosas, sobre todo las de sus propias cosechas. Esos archivos seran una caja de Pandora.

Amadeus dijo...

¿Ya la vio Juan Abreu? Si no ha pasado por su gabinete no tiene garantía.

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

les doy toda la razón y soy uno de los cobardes, por eso no soy come candela por estos lares.
saludetes
albert

Anónimo dijo...

No somos culpables de nada,no estoy de acuerdo con el post,creo que la falta de identidad nacional,si fue culpable de tanta cobardia administrada por anos, a travez de la propia familia"no te metas en problemas,que tu no lo pusiste"..Quien llego primero el huevo o la gallina???Los cubanos han perdido su identidad,porque no les gusta identificarse con eso que tienen en Cuba..DE ahi que andan por laberintos intelectuales, y se creen que estudiando a extranjeros son verdaderas luces....Emilio ha estudiado tanto que se le olvido cortarse el pelo,que lo haga por favor,pero decir que en Cuba no hay tiempo,es la salida facil para justificar la cobardia,el poco apego a las realidades,es facilismo en toda la extension de la palabra...Para tener conciencia no hace falta tiempo,sino haber nacido con ella....La distorcion del caracter del cubano sera cuestion de muchos anos para recupear,si se logra...Dentro de cada uno que fue incapaz de hacer algo contra la dictadura,siempre hay una gran culpa,y desde luego quieren globalizarla.....por eso el consabido "todos somos culpables".........NO,de eso nada.
dejemos de hablar en plural,eso de nosotros,singularizemos,y cuando nos desprendamos de ese caracter de colectivismo, entonces enfrentaremos nuestras realidades,personales......buen dia

Cutie dijo...

El vendedor en la foto tiene el libro de postalitas de la revolución publicado en 1959. Va muy bien con este comentario ya que los "revolucionarios" hoy en día son unos postalitas.
En Cuba existía desde 1933 la tradición de ser "revolucionario" para tener renombre u ocupar cargos políticos. Aquello degeneró en los grupos gangsteriles de los 1940s, como la UIR, al cual perteneció Fidel Castro. Después de 1959, El Verdugo permitió que cualquier comemierda pudiera aspirar a considerarse "revolucionario" con solo hacer una guardia nocturna del CDR. Con eso se creían tan revolucionarios como Fidel y el Che. Todo el que dijo "yo soy revolucionario" fue cómplice de la dictadura. Igual que los miles de mercenarios que fueron a pelear en Africa y aún insisten que cumplieron "misión internacionalista." No supieron virar sus armas contra sus opresores. Sin embargo, se mataban en revancha porque alguien les había robado un tubo de pasta de dientes o le habían templado a su amante angolana. La generación nacida con el período especial es todo lo contrario a la previa generación de revolucionarios postalitas.

Los Miquis de Miami dijo...

a todos los que han pasado gentilmente por acá: muchas gracias. jode mucho esa cacería de brujas por parte de algunos que ni siquiera tiraron una piedra en Cuba. pero como dice, garrincha, pedir sangre, exigir curriculum, es un deporte entre algunos sectores del exilio y especialmente en miami. hay mucho engaño y dolor que a veces justifican actitudes como esas, pero no en la mayoría de los casos. y se pierde el foco, el centro de las cosas, hacia donde deben ir los dardos: que es hacia ese régimen que nos tiene ahora debatiendo estos temas desde el exilio y no como debería haber sido: libremente y de forma plural y civilizada en nuestra tierra. gracias a todos una vez más por sus valiosos comentarios.

TAORO dijo...

Excelente Post.......!!!!Brillante comentario!!!!......

PolO dijo...

Las cosas no son tan en blanco y negro. Muchas veces, frustado, me refiero a los cubanos de la isla como "los 11 millones de corderos"; pero los èxodos de Camarioca, Mariel y el Balsazo del 94 fueron actos de rebeldìa donde La Habana perdiò el control, pero supo hàbilmente abrir la vàlvula enviando al exilio a miles de disconformes.
Incluso entre los segurosos las cosas no son tan monolìticas como nos quieren hacer creer; recuerdo que cuando el caso Ochoa, me registraron la casa y los stencils que tenìa cortados con frases antigubernamentales(y manchados de pintura, prueba de que los estaba usando)estaban en una gaveta del armario, y nadie aparentemente los viò, aunque me viraron la casa patas arriba. ¿Ciegos, o me tiraron un cabo?

machetico dijo...

Vendo un álbum de postalitas de la revo, llenito (no le falta una) y bastante bien conservado. Oigo proposiciones.

Anónimo dijo...

El anonimo tiene toda la razon.
La culpa repartida entre muchos toca a menos. Hay que empezar a tomar responsabilidad de manera individual. De esa manera llegaremos a encontrarnos por lo que somos cada uno, sin que los demas tengan nada que ver.

Muela Quieta dijo...

Los archivos de la DSE etc etc?
No sea ingenuo Sr Dela Cova, en el 1982 hicieron la primera limpieza y eliminaron practicamente todo.
De lo unico que podemos confiar es de la memoria y hasta a esta le tenemos miedo.
Pongan un post para que cada uno aqui denuncie ' su chivato" porque cada uno de nosotros tiene sus chivatos y veran que nadie escribe nada.
Tenemos la informacion, vivimos en libertad, pero aun tenemos miedo.

TAORO dijo...

El tipo de la foto me parecia conocido, resulta que se parece a Pelayo, el de La Sena del Humor de Matanzas....

de la Cova dijo...

En 1992, Vasili Nikitich Mitrokhin, jefe de los archivos del FCD, el brazo de la contra-inteligencia extranjera de la KGB, desertó y llevó con él a Londres copias de miles de documentos importantes que recopiló durante doce años. Parte de dicha información luego fue publicada en el libro "The Sword and the Shield: The Mitrokhin Archive and the Secret History of the KGB." Los archivos de inteligencia de la Stasi alemana ya los están estudiando académicos, al igual que los antiguos de Sudáfrica, Chile, y Guatemala. Sin duda, también habrán grandes revelaciones cuando venga un cambio de régimen en Cuba. Cuando huyó Batista, los archivos del SIM y del BRAC pasaron a manos de los rebeldes. No hubo tiempo de destruir nada. Quienes huían solo pensaban en salvar el pellejo y no en destruir documentos.