marzo 26, 2008

El caso Fidel (I)

El Dr. Vicente Luis Salas Amaro ha rogado divulgar su investigación sobre «la mente criminal del sociópata disocial cubano», que al parecer irá viendo la luz por «momentos clínicos». Aquí va el primero:
La concubina
Un día signado por la Providencia llegó a Birán una carreta tirada por dos bueyes con la familia Ruz González: el negro Francisco, la mulata Dominga y tres hijas (Ofelia, de 8; Lidia, de 10; y Lina, de apenas 13 años). El pueblo asombrado se congregó frente a la carreta y Ángel Castro Argiz dio la bienvenida. Hablando bajito y moviendo las manos como si estuviera remando, les ofreció un bohío para vivir y trabajo permanente. A Lina, agraciada adolescente, le dio empleo de criada en la mansión de Marcané. Sorpresivamente, Lina saltó de la carreta con la prestancia de una gacela y ganó la atención de todos. La pequeña salvaje, desgreñada y descalza, con un vestido blanco y escotado que permitía ver sus muslos y seños, movía su trasero como las aspas de un ventilador, gracias a sus estrechas caderas en forma de pulsera de reloj. Astutamente se dirigió a María Luisa Argota, esposa de Castro Argiz, y le rogó que la dejaran empezar a trabajar de inmediato. No hubo objeción. A los pocos meses de estar trabajando Lina como criada, la señora de la casa observó una barriga sospechosa, que fue el inicio de otras que se llamaron Angela, Ramón, Fidel, Juana, Enma y Raúl. Los embarazos de Lina fueron adjudicados a Fidel Pino Santos, administrador de la finca y compinche de Castro Argiz. Una tarde se despojó la incógnita: la señora de la casa sorprendió a su marido trabado con la criada como perro y perra. María Luisa Argota, la maestra que se casó con un analfabeto, se fue de la casa tan calladamente como un perfume. Y de esa forma, Lina Ruz González, la concubina, se convirtió en señora. En el próximo momento clínico conoceremos al niño que a los nueve años fue bautizado como Fidel Hipólito Ruz González y así se llamó hasta cumplir los 17, cuando dejó de ser bastardo.
Ilustración: Alexis Esquivel: Danubio azul

16 comentarios:

Padre Nuestro dijo...

Si la concubina devino señora y aún así andaba con botas y una escopeta, ¿qué podía esperarse de Polito?

Eufrates del Valle dijo...

LOL!!!! Esta bueno este perfil psicologico. No me pierdo el proximo, porque esta novela esta basada "literalmente no, de verdad" (como decia alguien en Cuba) en hechos reales.

PolO dijo...

Pèrate un momento... ¿Entonces el Lider Supremo y Tiranodonte en Jefe es el hijo bastardo de una loquita culicaliente? Parece que el problema con el trasero es hereditario; que el tipo està màs defondao que palangana de solar.
Las cosas que uno se entera despuès de viejo...

Hipólito el Haitiano dijo...

El viejo Castro era de pinga. Fingió una bancarrota para evitar pagos a la señora. Mientras tanto los hijos bastardos se escurrieron de Birán a Santiago de Cuba

TAORO dijo...

Miquis, cuando le llegue el turno al padre de Raul y Juanita me avisan para comprar palomitas de maiz e invitar a los socios incredulos. Les prometo hacer todo lo posible por conseguir y hacerles llegar una foto de la epoca donde aparece el verdadero padre de Raul y Juanita (que no es Angel Castro). La señora que me la enseño era prima hermana de este señor, desgraciadamente ella fallecio pero su familia (de origen chino) conserva aun su album de fotos personales.
Nada, que la tal Lina era de anja, no por gusto su hijo tiene bien ganado el titulo de H.P.

Güicho dijo...

Un momento ahí!!! Cómo que dejó de ser un bastardo?!!! Se murió???

Pocahontas dijo...

Entonces por aquel entorno ya surgia el jineterismo con los espanoles... es por eso su desarrollo actual.

Juanita pero no More dijo...

Guicho, a los 17 anos de nacido Castro, el viejo se caso con Lina y le dio los apellidos a todos los hijos. La idea tuya de que Fidel sera bastardo hasta que se muera, me parece desagradable.

LOS MIQUIS dijo...

esperamos que el hombre nos siga mandando el resto de los capítulos, compartiremos con todoss las palomitas, y taoro, no te olvides de la foto.

Pino Santo dijo...

¿Ustedes han visto la jeta del viejo Castro Argiz? Mete miedo. Pero la concubina sabía de dónde agarrarse. Y con ese meneo...

juanita moré dijo...

Qué manera de publicar tonterías!

A dónde llegaremos?

Anónimo dijo...

Esto es fundamental para entender el proceso. Asi que "hijos de espanoles" como le llaman los gallegos. Mas bien un mulato bastardo e hijo de puta, desequilibrado mental. Contemosle al otro hijo de puta de Ramonet, como se hace una biografia sin el romanticismo maricon que padece

Anónimo dijo...

Barbaro. Esperamos con ansia la continuacion. Sigamos deshaciendo el MITO

Anónimo dijo...

En primer lugar, ni el padre de Lina era negro ni la madre mulata. NO se de donde inventan esas cosas. Ambos eran guajiros blancos que habían llegado de Pinar del Rio, donde también nació Lina.

Anónimo dijo...

Cuentos aparte, que yo soy mulato. Lo de mulato es lo de menos, los de mas es bastardo, hijo de puta y desequilibrado mental...todo lo cual esta documentado. Pero tambien oi decir, por aquello de una biografia veridica, que tenia un cuarto de sangre negra.....y del que esta ahora al bate ademas un cuarto de china.
Eso seria algo positivo, a mi ver, quizas lo unico, en el perfil de la nacionalidad.

Anónimo dijo...

Y de donde saca el anonimo de por alla arriba que "ambos eran guajiros blancos"? Se lo leyo de Ramonet?
Vamos a investigar. Primero, jamas un pinareno blanco emigro para Oriente. Eso es inteligentemente imposible porque sabe que no sobreviviria. Segundo, en Oriente, la tierra caliente, el que no tiene de congo, tiene de carabali. Asi, hasta que se pruebe lo contrario, la Lina es mulata. Te lo digo yo, que la conoci.
Y no tuviera ninguna importancia, sino que tratandose del MITO, hay que desmontar las mariconerias de un Ramonet.