marzo 04, 2008

La isla que se repite

En su comentario a Juris dicciones, Ric noticia que Mariela Castro y CENESEX se preocupan por el cambio de sexo ya que el régimen decidió meterse en este negocio quirúrgico a gran escala. Los médicos y personal paramédico se entrenarán con pacientes cubanos para luego atender a pacientes extranjeros en un centro que ya están construyendo. Dice Ric que así Cuba se torna una suerte de isla del doctor Moreau y al parecer lleva razón. Quizás uno de los ejemplos más ilustrativos sea el tinglado que montó el Instituto de Materiales y Reactivos (IMRE, Universidad de La Habana) tras confiarle el doctor Oscar Ares a Fidel Castro, de paso por allí, que estudiar las ondas electromagnéticas del cerebro podría dar pie a técnicas de control del pensamiento. El principio físico es simple: las débiles corrientes eléctricas del cerebro humano generan ondas magnéticas que, si pueden descifrarse, también podrían inducirse para inculcar determinada idea. Enseguida llegaron los fondos y se armó el dispositivo de registro de ondas cerebrales dentro de un cubículo de madera, para evitar las interferencias electromagnéticas del entorno. Se coordinó llevar a cabo las exploraciones con pacientes de enfermedades terminales, remitidos por el hospital Calixto García. En el primer intento con una viejita falló el control de temperatura con nitrógeno líquido y al cabo hubo que desechar aquel errático artefacto con apariencia de cañón. En lo adelante, nadie pudo entrar al cubículo salvo por fisura del sistema de seguridad. Los fondos remanentes del proyecto se desviaron hacia tareas menos engorrosas del laboratorio de superconductividad del IMRE, donde bajo la dirección de Ares trabajaban Ernesto Altshuler, Celia Hart y otros físicos. Entretanto, los problemas del «período especial» ocuparon tanto a Castro, que olvidó pedir cuentas al doctor Ares.
Ilustración © DreamWeaver House

7 comentarios:

TAORO dijo...

En una ocasion escuche una anecdota de un estudiante de una escuela especial para retrasados mentales que fue sometido a este experimento. Exitosamente lograron inducirle algunas ondas electromagneticas a su inexistente cerebro y este muchacho crecio felizmente, fue a la Universidad, se caso, tuvo hijos y hasta llego hasta dirigir un importante Ministerio...... el de Relaciones Exteriores.

Laz dijo...

Se la comio Taoro, digo se tomo todo el jugo. Por cierto yo conoci a Ares y no se como habra tenido coj... para hablarle a Fidel y menos proponerle algo. No le habran filtrado la onda a Chomy que iba a correr al Abrantes al mediodia y este se la soplo a Fidel y asi fue como el ahora Compañero se aparecio por ahi.

LOS MIQUIS dijo...

ja,ja,ja, taoro, brother acaba de abrir el tuyo.

Eufrates del Valle dijo...

LOL!!!! Acabaste con la maldad y la bondad, Taoro!!!!

Anónimo dijo...

taoro no te hagas el gracioso

IMRECITO dijo...

Sé que Castro fue de visita al IMRE y Ares estaba obsesionado por entonces con la investigación de las ondas cerebrales. Le sopló el asunto en el pasillo, pero enfatizó en "control del pensamiento", que fue lo que llamó la atención del Comandante. Lo demás es historia.

Isis dijo...

Gracias, Miquis, y gracias también a Ric. Se re-confima la filiación mengeliana del régimen.