marzo 15, 2008

Tercera edad

La nota informativa sobre la tángana que dieron las Damas de Blanco en el Ministerio de Justicia retrotrae a mediados de los 80, porque asegura que las mujeres entregaron una carta dirigida a Juan Escalona Reguera, quien por aquel entonces era ministro de Justicia y ahora es, como bien dice la nota, Fiscal General. Su oficina radica en Amistad 552, entre Monte y Estrella. Las imágenes de la misma tángana reconducen a la misma época, porque uno de los dos vejetes que encaran a las Damas de Blanco (como contraparte especular de los veteranos combatientes del restaurante Versailles) es Perubollo, un peruano que extrañaba en Cuba ya solo los bollos calientes del Perú, en el sentido panadero del término, y se vinculaba por rumor a Sendero Luminoso. Perubollo aparece dando vivas a la revolución mientras sostiene la cadena de bloqueo de acceso al parqueo, que vela desde mediados de los 80 tras el robo del auto del jurisperito civil Vicente Rapa Álvarez, asesor del entonces ministro Escalona Reguera, quien decretó la expulsión del antiguo velador. Perubollo sobrepujó con su experiencia senderista a los ladronzuelos de la zona y acumula así más de dos décadas de supervivencia en aquel espacio entre la sede ministerial y el hotel Vedado.

4 comentarios:

ric dijo...

Esto no tiene que ver con el tema de hoy, sorry, pero está tan bueno, que lo saqué de donde un anónimo lo puso al final de los comentarios en la nota atrasada sobre los deportistas cubanos que se quieren acoger al asilo futbolístico que, al parecer, ofrece ahora EEUU.

Anónimo dijo...
"Vaya, que lo de nojotro e pateal labola, y ma na y el velde consolte el velde y volvel polque asere la familia asere eso e lo primero y que vean que uno vien del yuma con coba y diente de oro y si tenemo que malchal etando de visita en la tierra malchamo y si hay que volvel a chiavater chivateamo...."

LOS MIQUIS dijo...

ric, muchas veces es así. desgraciadamente es una verdad que aplasta.

Anónimo dijo...

Parece que solo los viejos se ponen para esas luchas.Los de alla y los de aca.

Vicky Boza dijo...

Yo pensé que Perubollo había pasado a mejor vida. El tipo aguanta. Bueno, era socio del camarada Abimael Guzmán