marzo 24, 2008

El efecto Cuito

Además de propiciarle la satisfacción de jugar a los soldaditos frente a las cámaras de la television cubana y recibir la Orden de la Welwitschia, la batalla de Cuito Cuanavale franqueó a Castro I que una de las calles de la capital de Namibia lleve su nombre.


Foto © halfheartedhack/Flickr

3 comentarios:

GeNeRaCiOn AsErE dijo...

ojalA que de paso le pusieran a esa calle, el nombre de los muertos de esa triste batalla y no el de su mAximo responsable.

saludos, los miquis.

quien tú sabes. dijo...

Se lo merece.El salvó a Namibia o es que van a decir que no?

Anónimo dijo...

Bueno se puede decir que se salvo namibia porque no le dieron tiempo para que el cinico en cama le pudiera poner la mano encima.