septiembre 06, 2007

SIGUIENDO PISTAS


Ya sabíamos que el padre de la niña en pleito de custodia había resuelto, de un solo bejucazo a la Oficina de Intereses de Castro en Washington, tanto a la abogada Magda Montiel y sus asociados como los pasajes de avión y el alojamiento. Hoy ese guajiro con ñeque, Rafael Izquierdo, subió con ese pie al estrado para enredarse con cartas y fotos amañadas, pero al menos aclaró que se alojaba en casa de Elena Freyre, que tiene sala con «espléndida vista de la bahía de Biscayne». Aún falta por precisar qué agencia de vuelos charter escogió La Habana para que Izquierdo viniera gratis a Miami. Me inclino por Panchito Aruca (Marazul), pero no le reprocharía a Izquierdo haberse agarrado a las alas de Xiomara Almaguer y Eddy Levi (¡qué originales: le pusieron XAEL a su negocito!), o de la sucesora de Vivian Manerud (ABC) o del mismísimo John Cabañas (C&T). Sin desdorar a CTS, Wilson y Gulfstream.

La foto de Freyre se atesora en la página digital de la Biblioteca Nacional José Martí desde los tiempos de su cruzada a favor del regreso del balserito Elián González a Cuba

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La pista sigue. El apartamento en el edificio Atlantis, de Brickell Ave., no pertenece a Elena Freire, sino a Mark Flacoff, un acadcémico de Washington que ha escrito libros sobre Cuba. Últimamente, después de un viaje a la isla, Falcoff ha dado un viraje a la izquierda y ahora es ardiente defensor de aquéllo. Él es el dueño del apartamento, él cual parece que funge de una especie de lugar de reunión de una organización que lideran, entre otros, Elena Freire y Magda Montiel-Davis, y que propugna las relaciones con Cuba. Creo que Elena y esa organización le están pagando la renta a Falcoff por la estancia del "pobre guajiro" Izquierdo. Ahora Falcoff se quiere desentender del asunto y dice que no sabe cómo es que ese señor está viviendo allí (yeah, right!).

garrincha dijo...

yeah, right

Barbiquí dijo...

¿Qué organización es esa, la liga cubano-americana de defensa civil?