noviembre 07, 2007

El drama cubano


Llevas mucha razón Garrincha. Es una pelea entre nosotros mismos. Y su solución igual. Es absurdo mirar para la Casa Blanca. Si a los yumas les hubiera interesado, hace rato otro gallo cantaría. A veces parece que estamos en medio de una gran batalla entre dos grandes familias: los Castro Ruz vs los Diaz-Balart. Al final de todo, quienes han sufrido este conflicto, son las familias cubanas comunes y sencillas, que son la mayoría, y que llevan años divididas, desgarradas, entre dos orillas, no solo geográficas, sobre todo, políticas. Por eso los intentos por reencontrarse, nadie los puede detener. Ya sea viajando a la Isla a través de un tercer país o echándose al mar para incrementar la alerta sobre una ola migratoria silenciosa.
Y hablando de intentos de reencuentro con las otras orillas del mundo donde están los cubanos, vean declaraciones ofrecidas desde Cuba por Yoani Sánchez, de Generación Y, al blog El Imparcial Digital.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo mismo de siempre, aún de parte de gente verdaderamente genuina como ustedes, Miquis, y Garrincha. La lucha de la idea en igualdad de condiciones. De que los que vivimos de este lado tenemos tanta culpa como los que ayudaron a constuir ese régimen. No es cuestión de vaqueros e indios, pero entender las cosas hay siempre que delimitar responsabilidades. ELLOS,el gobierno cubano y los que lo apoyan, NO TIENEN RAZÓN. ELLOS HAN DEMOSTRADO QUE NO RESPETAN AL SER HUMANO... Ellos son el boxeador peleando con manopla de hierro escondida en el guante y golpes bajos, siempre. Muchos errores de acá, es cierto, pero somos las víctimas, igual que miles de salvadoreños, nicaragüenses, etíopes, africanos, lationamericanos han sido sus víctimas a lo largo de 50 años.

garrincha dijo...

amén.

Infortunato Liborio del Campo dijo...

Castros, Díaz-Balart, Batista: la política cubana de casi un siglo salió de la United Fruit Company. Vaya como una tragedia de Shakespeare o de Lorca, pero sin jevita.