mayo 06, 2008

Historias del sistema de salud cubano

Una venezolana denuncia que su rostro se ha desfigurado después de someterse a una cirugía de reconstrucción nasal en el hospital Salvador Allende de La Habana:



Una pareja de leprosos encuentra el amor en el hospital del Rincón, según cuenta este ejercicio documental de la EICTV realizado por Sion Fullana en el 2003:

8 comentarios:

Isis dijo...

Ahí lo tienen, al sistema de "salud" cubano.
Terrorífico y frankestéinico.

TAORO dijo...

Pobre mujer, pero eso no es nada, deja que salga a la luz publica la operación que le hicieron al ex presidente....le pusieron el cerebro en el cólon y el recto en el cerebro.
Pobre hombre, ahora solo sabe reflexionar materia fecal.

Anónimo dijo...

Lo peo+r de todo es la cantidad de enfermedades endémicas de sus respectivas regiones que han introducido en Cuba toda esa gente, eso pasó en oriente. Para colmo ya en Cuba no había lepra.

Laz dijo...

Recuerdo ahora que uno de mis hijos y mi mujer "contrajeron" un virus que les provocaba fiebre de 40, vomitos, mareos y hasta desmayos; todos los medicos que los vieron expresaban que era una "virosis" [nombre generico con el que designan lo mismo a cualquier tipo de dengue, al ebola o a una gripe comun] y que tomaran mucho liquido. Llame a un socio del IPK y me dijo traelos para aca que hay un epidemia de dengue hemorragico, efectivamente era la variante hemorragica y se salvaron gracias al socio.

Tambien recuerdo muchos casos de contaminacion, que provocaron la muerte de las personas. En Cuba no es noticia escuchar que el salon de operaciones de este o aquel hospital esta cerrado indefinidamente por un meningococo. Pongo antes de salir de Cuba un amigo, prestigioso otorrinolaringologo el, me opero el tabique nasal que me hacia casi imposible respirar normalmente por la nariz. En la sala de espera del salon de operaciones sentados en un desvancijado banco esperabamos pacientemente a que nos llamaran; un hombre con un tumor en las cuerdas vocales, un par de mujeres para hacerse un legrado, otro para una endoscopia, una mujer con una hemorragia vaginal y yo para mi tabique. Dicho sea de paso, la bata que me dieron [no habia mas grande] era para una persona de mediana estatura y unas 150 libras, en tanto que por aquel entonces yo tenia mis 6.1 y unos 290 libras. Nada que jamas me pudieron amarrar aquellas tiritas y andaba por todo aquello con la vanguardia y retaguardia totalmente al descubierto.
Cuando finalmente me llamaron y entro al area quirurgica por mis pies habian varios pequeñas habitaciones donde yacian desnudas y aun anestesiadas 3 mujeres que se habian realizado un legrado, otro gallo recien operado de un cancer en la garganta y que le habian amputado parte de la mandibula. Entre a donde mi socio me esperaba y cuando fue a ponerme los paños quirurgicos y a amarrarme las manos le dije que no, pues en cualquier momento iba a salir corriendo de alli. Desde hace muchos años las operaciones de tabique nasal se realizan en el mundo con un bisturi laser que cauteriza y evita el sangramiento que puede ir hacia los pulmones; nada de eso, puro cincel y martillo y aunque estaba anestesiado localmente aquellos martillazos todavia me retumban en la cabeza.

Al producirse un profundo sangrado [cualquiera sabe que de cualquier golpecito en la nariz la sangre brota a borbotones], y para evitar que la sangre se dirija hacia los pulmones, me conectaron una extractora que sonaba mas alto que un ventilador criollo inventado [la primera no funciono, por lo que hubo que buscar una segunda que todavia no estoy seguro si fue una de las que se emplearon en los legrados], pero el tomacorriente del salon no funcionaba y hubo que buscar una extension para manteniendo abierta la puerta del salon conectarla al toma mas cercano en el pasillo. Resultado, que cada vez que una enfermera de salon o un paciente o un camillero pasaban por alli desconectaban la extension y mi angustiado amigo tenia que correr a reconectarla, mientras yo me ahogaba en mi propia sangre. Pero las angustias no terminaban ahi, pues la manguera que extraia la sangre por alguna razon estaba tupida [una manguera quirurgica tupida!!!] y constatemente mi amigo tenia que hacer algo que no podia ver para que la sangre fluyera sabe dios hacia donde.

Dado los martillazos y la hemorragia correspondiente, se supone que estes 24-48 horas en observacion. Cuando me llevaron a la sala, no habia sabanas ni fundas, y me tuve que acostar encima de un hule que cubria parcialmente el colchon de espuma de goma en proceso de desintegracion y mostrando manchas visibles de sangre vieja. Cuando eche una mirada a mi alrededor me encontre con el señor del tumor en las cuerdas vocales, con el de la mandibula amputada y otros pacientes que tenian diferentes tipos de canceres ya incurables. Lo que demore alli, fue el tiempo que un amigo tardo en conducir el carro hasta la puerta del pabellon.

La operacion fue un exito realmente, pues nunca mas tuve problemas para respirar por la nariz, pero mi amigo, a quien quiero y respeto y admiro como abnegado profesional sufrio un infarto poco despues. Afortunadamente sobrevivio.

SION dijo...

Encontré esta página por casualidad a través de Google. Y tras leer ciertos comentarios, les ruego por favor y encarecidamente que no usen mi documental como ejemplo de nada para criticar al sistema cubano. Yo residí en Cuba durante mis estudios en la EICTV por dos años (2002 a 2004), y en verdad vi o supe de cosas terribles que acontecían en la isla y peleé y debatí a menudo por muchas otras que creía injustas, con quien fuera necesario.

Pero cuando realicé este documental me quedó clarísimo que el gobierno estaba haciendo una labor fascinante con esos pacientes que aunque están curados y negativizados y no pueden contagiar la enfermedad a nadie, siguen viviendo en el hospital pues muchos fueron abandonados por sus familias en su infancia. Pero también viven allá porque en esas instalaciones el gobierno les pagaba un sueldito modesto, así como sus gastos médicos, alojamiento y comida. Y el personal de médicos y enfermeras (en especial la directora del centro) eran de una calidad humana extraordinaria y una profesionalidad como pocas veces he visto.

Muchas gracias.

Sion Fullana
(España)
Director de "EN UN RINCÓN"

Anónimo dijo...

Laz, me he reido hasta llorar, perdoname. Es es como ir al teatro cuando el festival de aquelarre, que nos reiamos quizas para no llerar de las cosas de nuestro pais. Es increible

Laz dijo...

Anonimo si es que tienes toda la razon en reirte hasta ahogarte, la tragedia y la comedia son polos contradictorios que se coinciden en algun punto y ese es Cuba. Hasta que me demuestren lo contrario UNA de las razones que explican la supervivencia del cubano es la capacidad de transitar del drama a la comedia y viceversa. Pon a un aleman, un ingles, un canadiense en situacion similar y no sobreviven una semana. Tambien es UNA de las razones de la sobrevivencia del castrismo en cualquiera de sus variantes. Alquien debiera hacer un estudio sobre eso [a lo mejor existe, pero no lo conozco]; uno de nuestros brillantes y talentosos ensayistas [no es ironia, estoy hablando en serio] debiera explicarnos o desarrollar hasta el periodo robo-lucionario aquello que una vez Mañach describio. Que los culturosos me digan lo que quieran pero fan al buen teatro bufo cubano.

Anónimo dijo...

Si LAZ, vale la pena hacer un estudio sobre esa cpacidad del cubano para sobrevivir, transitando de la comedia a la tragedia y viceversa, y de la capacidad de reirse de si mismo, hasta de los momentos mas dificiles. A mi me encanta el teatro, pero no soy especialista en el tema, tambien me gusta el teatro bufo. Pero esa capacidad de hacer de la cotidianidad unas "tablas" de teatro bien vale la pena estudiarlo como mecanismo de sobre vivencia o mecanismo de defensa. El sentido del humor como una herramienta para mantener el equilibrio emocional.
Saludos,
Me alegra que a pesar de todo hayas salido bien de la operacion, un saludo para tu amigo el medico.