mayo 04, 2008

El precio

Marlén da clases de salsa en un pequeño apartamento de Barcelona. En Madrid, Vivian no ha pasado de oficinista. Carlos conoce casi todo Estados Unidos manejando su camión de carga. Manuel trabaja detrás de un mostrador en una licorería de Hialeah. Jorge se hizo mecánico de autos en Miami. Son algunos de los que recuerdo. Todos tienen un título universitario en Cuba, donde lo desarrollaron más o menos exitosamente. Pero prefirieron buscar fuera una vida diferente. Por diversas razones ninguno ha podido ejercer lo que estudiaron. Es un dilema para muchos cubanos: satisfacción profesional o libertad. Hasta ahora una mayoría de los que conozco asumieron bastante bien el cambio. Un productor de televisión tiene una empresa en Miami para atender ancianos. “Me olvidé de aquel mundo. Lo mío son los viejitos”, me dijo recientemente. Pero a otros les ha sido muy difícil. Un joven profesor de Geografía que conocí en una agencia de empleo, a las pocas semanas de llegar a esta ciudad, me dijo que no encontraba trabajo como docente. “No me entra el inglés”, me confesó preocupado. Estaba desesperado. Era lo único que sabía hacer: enseñar. Cuando salí definitivamente de Cuba, programé mi mente para intentar el éxito en cualquier campo. Sin embargo, mientras mal aprendía a romper baños completos y después remozarlos, en mis inicios aquí, varias veces me pregunté si valió la pena dejar atrás lo poco logrado profesionalmente en mi país. Por suerte, mis deseos de libertad son mayores que el ego profesional. Y así le ocurre a muchos cubanos empujados por un sistema que coarta, frena, obstaculiza, reprime. Lo triste es el precio para algunos. Que ya no son pocos. El reguetonero Elvis Manuel es la víctima más reciente.
Caricatura © Garrincha

21 comentarios:

Isis dijo...

Muy buen tema, Miquis, y la caricatura de Garrincha. Esta es otra de las cuentas a pasarle al totalitarismo cubano, pero desde luego, el daño ya está hecho.

Los Miquis de Miami dijo...

sí, lo malo de todo es que no sabemos cuántos elvis manuel quedarán aún más en ese camino.

Ernesto dijo...

También hay muchos que sí han podido continuar sus profesiones fuera de Cuba.

Anónimo dijo...

Avemaria, miquis, quien es ese entre uds que se pasa la vida descubriendo el agua tibia? No dice nada que no sepamos, que no veamos diariamente, no hay una chispa de originalidad en su comentario! Un miqui del monton

Joaquín Estrada-Montalván dijo...

el precio del exilio o de la emigracion, segun como cada cual prefiera llamar

saludos

Los Miquis de Miami dijo...

ave maría!! anónimo de las 11:12 y quién te dijo que nosotros somos originales o que queremos descubrir el agua tibia, ya descubierta por anónimos tan brillantes como tú. por favor!!!

Houdini dijo...

Anonimo de las 11:12, este miqui nos hace reflexionar sobre nuestro exilio y bien vale la pena para los que llegamos a continuar nuestra profesion o aprender otra gracias a Castro.

Eufrates del Valle dijo...

Excelente post, miquis. Es un gran dilema. Yo fui uno de los que tuve que escoger. Y, saben que, NUNCA me he arrepentido. La libertad es priceless... Y, lo de la profesion, siempre hay una segunda que, quizas no sea la amada, pero nos acomoda y nos hace la vida mucho mejor. A la profesiona amada, entonces, pues hay que tenerla de hobby. Ahora, el que llego sin saber ingles y quiere ser docente, bueno, lo primero que hay que hacer es aprender el idioma del pais donde estas para poder luego ensenar. No?

Aguaya Berlín dijo...

Yo soy de las que ha podido continuar la suya pero conozco a muchos que no han tenido tal suerte, a veces para mal...

El primer anónimo no es la primera vez que escribe el mismo comentario en un post de los miquis. Yo tú pondría comillas, para abreviar. Pensé que este blog era de los miquis y que ellos por tanto publicaban lo que les daba la gana, digo, no sé...

Troglo dijo...

Les faltó ejemplificar con el de Penultimos Dias, que, según Inquinio, trabaja como rasurador de pubis en un hospital materno de Cataluña. Tok

Diavolo dijo...

1. SIn duda que el idioma es una barrera muy importante. Esta claro que el regimen debe incrementar y mejorar la ensenanza del ingles para preparar la gente a la vida en Miami.

2. El tiburon de Garrincha debe darle gracias a los proponentes de la Ley de Ajuste Cubano a la que le debe, igualmente que a Fidel, la calidad de su cena.

Anónimo dijo...

Todos los que quieran aprender ingles en Miami, vayan por favor al Miami Dade College Knedall Campus donde tienen un excelente programa de enseñanza de ese idioma.

El telefono a llamar:
(305) 237-2142

Anónimo dijo...

Kendall Campus, quise decir.

Los Miquis de Miami dijo...

hay muchos, eufrates, que tuvieron que elegir una segunda. y lo han hecho sin ningún problema. es más he conocido a muchos que han logrado una realización económica nunca soñada con su profesión original. y pasa que la extrañan pero cuando comparan todas las ventajas que ahora disfrutan, no quieren ni mirar para atrás. así le pasa al amigo mecánico que menciono. graduado de periodismo. se hizo máster en mecánica. hoy pudo hasta comprarse una clínica médica para su esposa. del periodismo no quiere ni que se lo mencionen. pero de que es un dilema, nadie lo puede dudar. otros muchos, como aguaya, pudieron seguir fuera su profesión. y es algo que ayuda porque fuera de lo tuyo y haciendo algo que no te satisface, a veces es para cortarse la venas. pero si vienes con la mente abierta, se te abren todas las posibilidades.

Anónimo dijo...

aguaya berlin -que espantoso nombre o titulo- si los miquis se van a poner a censurar los comentarios, cuál es la gracia del blog.
El miqui particular que hace estas "riflexiones" miamenses es bastante superficial/frívolo/poco original. Que diga algo menos obvio y que deje la cantaleta.
Por el estilo pedestre, debe ser el mismo miqui con problemas de fertilidad -se le nota hasta en la prosa jejeje.

Yo soy Medea dijo...

Anonimo de las 20:46 si tanto te jode lo que escriben los miquis por que entras?, eres masoquista o que?... dale miquis... go, miquis, go... ustedes siempre dan la talla y muchas gentes los siguen . por algo sera...

Aguaya Berlín dijo...

"Anónimo" de las 20:46, ni nombre ni título, es un seudónimo y a mí me encanta!
El tuyo, sin embargo, me repugna. Y si viene acompañado del apellido "Envidiosito", pues las ganas de vomitar no me las quita nadie, con perdón de los presentes, jojojo

Anónimo dijo...

Envidiar qué? La mediocridad del miqui autor de este post? Tu rídiculo seudónimo? Me has hecho reír, berlín aguado.

Aguaya Berlín dijo...

:-) :-)
Aquí el único ridículo es Ud., y con cada comentario, más y más y más y más y más y más...
Simplemente, Ud. no tiene remedio.
Qué penaaaaaaaa...........

Anónimo dijo...

Se imaginan quien es ese petardo verdad??....

Aguaya Berlín dijo...

???