octubre 05, 2007

Petit histoire

Una de las lecturas de inglés en la enseñanza media versa sobre la máquina del tiempo. Los maestros suelen preguntar a sus alumnos hacia dónde viajarían (el pasado o el futuro) y por qué, si dispusieran de semejante máquina. Unos prefieren ir atrás y darse un paseíto por el parque jurásico de verdad; otros quieren marchar adelante y saber de antemano cómo serán los autos del futuro. En una escuela secundaria de Hialeah, la pequeña Karla esgrimió una razón singular para justificar su deseo de viajar hacia el pasado: re-encontrarse con su tía y su primita, que perecieron en el hundimiento del remolcador 13 de Marzo (julio 13, 1994).
Foto: Marjolis Méndez Tacoronte (17 años) y Caridad Leyva Tacoronte (4), víctimas mortales del hundimiento.

3 comentarios:

EUFRATES DEL VALLE dijo...

Que historia tan dolorosa!

He estado viendo el blog que uds. hacen y me gusta mucho. Gracias.

Anónimo dijo...

Gracias Eufrates!
Que tal la cosa por San Nicolás?
Los Miquis

Anónimo dijo...

si muchos cubanos hicieran un viaje al pasado,aprenderian del presente y tomarian muy en serio el futuro...PARA QUE NO SE REPITA JAMAS ESTA Y OTRAS HISTORIAS...
FELICIDADES